El Monasterio de Santa Clara incorpora dos cantorales de los siglos XVI y XVII
El Monasterio de Santa Clara de Carrión (Palencia) incorpora a su museo dos cantorales restaurados de los siglos XVI y XVII - ical
carrión (palencia)

El Monasterio de Santa Clara incorpora dos cantorales de los siglos XVI y XVII

Ambos están recientemente restaurados, y forman parte de una colección de diez ejemplares

palencia Actualizado:

La histórica comunidad de Madres Clarisas de Carrión de los Condes (Palencia) mostrará en el museo del monasterio hasta el 1 de septiembre dos cantorales recientemente restaurados, que datan de los siglos XVI y XVII. Ambos pertenecen al rico archivo musical del cenobio de la localidad jacobea. Su exhibición se enmarca dentro de las distintas celebraciones motivados por el vigésimo quinto aniversario de la apertura del recinto museístico, inaugurado en 1987.

Los dos cantorales fueron entregados a la comunidad de clarisas por su restaurador, el sacerdote Lorenzo Merino Pérez, quien ha trabajado en su limpieza y restauración en los dos últimos años. Para ello ha realizado diferentes intervenciones similares para el Ayuntamiento y otros templos de Carrión de los Condes, motivo por el cual fue reconocido con el premio ‘Boina 2009’.

Uno de los cantorales fue realizado en Turín (Italia) en 1512 y en el mismo ha estado trabajando Lorenzo Merino durante más de un año y medio. El libro no posee comienzo ni fin, se han perdido las páginas de inicio y el final, pero resulta muy interesante al cumplir este año sus 500 de existencia. Posee curiosas letras capitulares y todo el contenido encierra música gregoriana, habiendo estado en uso hasta hace aproximadamente unos setenta años, informa Ical.

El otro cantoral es un Vesperal de Santos, obra de 1616 mandada realizar por la Madre Luisa de la Ascensión, que fuera abadesa de Santa Clara de Carrión de los Condes. Actualmente superan la decena los cantorales del monasterio restaurados por Lorenzo Merino, lo cual va a permitir que cada dos meses se puedan mostrar al público dos ejemplares distintos. Por criterios de conservación y para que la luz no los dañe se expondrán uno abierto y otro cerrado, renovándose para que así se puedan verse diferentes cantorales de la amplia colección.