F. BLANCO  Carmen Luis, Mercedes Coloma, Javier Martín Burillo y José Manuel Fernández Santiago visitan la muestra «Hermanos» / F. BLANCO
F. BLANCO Carmen Luis, Mercedes Coloma, Javier Martín Burillo y José Manuel Fernández Santiago visitan la muestra «Hermanos» / F. BLANCO

Miradas que hablan

La exposición «Hermanos» llama a través de un conjunto de fotografías realizadas en Togo, Tijuana, Moscú, Bali y Marrakech a actuar para que se garantice que los niños que son apartados de sus familias se mantengan unidos

ISABEL JIMENO VALLADOLID
Actualizado:

Fratelli, Geschwister, Siblings, Kapatid. Varios idiomas para un mismo significado: hermanos. Un sólo vocablo con el que Aldeas Infantiles SOS quiere despertar una cascada de reflexiones en torno a la importancia de que los hijos de una familia permanezcan juntos y mantengan sus lazos. «Separar a los niños de sus hermanos es una experiencia traumática que puede crear problemas emocionales que continúen a lo largo de toda su vida», advirtió el presidente de las Cortes de Castilla y León, José Manuel Fernández-Santiago, impregnado del espíritu que impulsa el trabajo de Aldeas Infantiles, en la la inauguración de la exposición «Hermanos» que esta ONG exhibe en el Parlamento autonómico hasta el 14 de junio.

Un conjunto de fotografías y textos que explican la labor que desde hace más de medio siglo lleva a cabo esta organización sin ánimo de lucro en las aldeas en las que mantiene unidos a hermanos que «llegan en una situación anómala», destacó el vicepresidente de Aldeas Infantiles SOS, Javier Martín Burillo.

Castilla y León «es la primera piedra de una gran escultura de 17» que pretende levantar esta muestra, llevando «su espíritu» a todos los parlamentos autonómicos «para conseguir no sólo la unanimidad» sobre la importancia de no separar a los hermanos, «sino una sensibilidad que vehicule esta idea», reclamó Martín. «Se te rompe el corazón cuando un niño evoca la idea de un hermano que cree que tiene». En este sentido. Fernández-Santiago confió en que esta exposición «sea un aldabonazo» para que los políticos «demos un paso más» para conseguir que los niños separados de sus familias se mantengan juntos o, al menos, que no se produzca el desarraigo.

«Es muy importante que no se pierda la unidad biológica», reclamó el presidente de las Cortes. Y el conjunto de fotos captadas por el objetivo de Iván Hidalgo «habla» de esa necesidad y llama al visitante a interactuar, imaginar su vida y su esperanza. Imágenes que reflejan la ternura de sus inocentes ojos y los lugares donde viven fruto de un trabajo que durante un año llevó a este fotógrafo madrileño por los diversos continentes captando con su cámara hermanos de distintas razas y culturas. Tijuana (México), Lome (Togo), Moscú (Rusia), Bali (Indonesia) y Marrakech (Marruecos) fueron las paradas del proyecto bajo el lema «Juntos porque somos hermanos» que recuerda que «cada una de las miradas, de las voces de estos niños tienen una historia que contar. Tú visita los hace visibles».

«Niños muy especiales»

En las imágenes, los pequeños se muestran «tal como son». «Lo importante es lo que querían transmitir ellos», subrayá Hidalgo. La protección entre hermanos es una de las sensaciones que transmiten. «Son niños muy especiales. Conservan un poco la inocencia que aquí hemos perdido», apunta este fotógrafo especializado en moda que tiene en la fotografía social «una vía de escape». La inocencia de los pequeños de Togo, que los rusos son «más fríos y distantes» o que los de Tijuana están «más acostumbrados a la muerte y son más duros», también se deja ver.

Vídeos de los niños cantando y jugando en sus lugares y las voces de un centenar de pequeños sobre un gran mural con sus caras forman también parte de la exposición, que se completa con paneles de gran formato explicativos de la labor de Aldeas Infantiles. Muestran el hogar como una lugar donde «crecer, convivir y aprender juntos»; recuerdan que «el sentimiento de pertenencia a una familia es una necesidad básica que forma parte de la propia identidad y autoestima» y enseñan las Aldeas como un lugar para garantizar la unidad y seguridad de los niños.