punto de vista

MIDIENDO LAS FUERZAS

Actualizado:

SERÁ este fin de semana cuando los congresos provinciales del PSOE elijan los delegados al Congreso Federal de Sevilla. Estos días se han celebrado las asambleas locales, que han puesto de manifiesto que no hay precisamente calma en las filas socialistas en muchas provincias de Castilla y León. Los primeros sondeos apuntan a que la delegación regional podría decantarse por el apoyo a Rubalcaba, pero no hay que olvidar que hay lugares donde aun deben pronunciarse los militantes en una especie de referendum y que ello podría «condicionar» de alguna forma el voto de los delegados. Lo realmente interesante será saber si el sector crítico en distintas provincias —León, Zamora, Palencia o Valladolid— se decanta por el apoyo a Chacón teniendo en cuenta que su posición crítica es más interna, derivada de la situación que se vive en las provincias o en el PSOE regional.

En algunos sectores socialistas se observa con detenimiento este proceso de elección local ya que evidencia que existe un revuelo interno que derivará, casi con total seguridad, en posiciones muy definidas de cara al Congreso regional y los posteriores congresos provinciales. Dicho de otra forma, da la impresión de que la elección de delegados al Congreso Federal se ha convertido en una especie de chequeo entre los sectores del PSOE en cada provincia para medir sus fuerzas y calibrar que es lo que puede pasar en los futuros congresos y de esa forma tomar el timón del PSOE provincial. El caso más evidente se ha dado en León, la provincia más importante para el PSOE en nuestra Comunidad, donde parece que los críticos pueden ganar la elección a los oficialistas y con ello dar el pistoletazo de salida hacia el control del partido. La lista encabezada por José Antonio Díez logró en la asamblea local 12 puntos más de apoyo que la presentada por la gestora del partido que encabeza Miguel Angel Fernández Cardo. Si además tenemos en cuenta que en la lista ganadora van pesos pesados del partido en León, nos daremos cuenta que lo que realmente está en juego es la opción de futuro, la toma de posiciones de cara al congreso provincial. La misma situación se da en Zamora, donde el sector crítico lo es manifiestamente con Óscar López, al que de nuevo tratarán de plantar cara en los congresos regional y provincial. Y Valladolid no se queda atrás y todos ven en esta elección de delegados un tanteo sobre el respaldo que podría tener el todavía subdelegado del Gobierno, Cecilio Vadillo, de cara a una posible presentación de su candidatura frente a la de Mario Bedera. Con esta situación es imposible no pensar en el respaldo que tiene hoy López de cara al PSOE que viene. Cada vez está más claro que su futuro lo condiciona el resultado del congreso de Sevilla, ya que con la correlación de fuerzas actual va a tener que tener una gran cintura política para lograr aglutinar al PSOE en torno a su candidatura.