Imagen de la zamorana Laura Luelmo, asesinada y violada en el Campillo (Huelva) - ABC | Vídeo: ATLAS

Carta de los padres de Laura Luelmo: «Merecemos que el Estado nos pida perdón por su fracaso»

Los padres de la joven violada y asesinada en El Campillo exigen que se cumplan íntegras las condenas de criminales reincidentes

VALLADOLIDActualizado:

Desde que se conociera la noticia del asesinato y violación de la profesora zamorana Laura Luelmo en El Campillo (Huelva) el pasado 12 de diciembre su familia siempre ha estado alejada de los focos y en un discreto segundo plano. Ni un comentario público, ni una imagen en los medios de comunicación, ni una sola frase ha salido por boca de los padres y del entorno de la joven asesinada a manos del exrecluso Bernardo Montoya. Pero la indignación por este brutal suceso y las muestras de apoyo social han permitido a la familia Luelmo Hernández rearmarse de valor y decir todo lo que han estado callando este tiempo. Ahora rompen su silencio con una carta enviada a las Cortes de Castilla y León tras la celebración el pasado 18 de diciembre de un minuto de silencio por parte de los grupos parlamentarios en un pleno. La misiva, a modo de denuncia, les sirve de válvula de escape y carga directamente contra el Estado, al que acusa de haber «fracasado estripitosamente al no ser capaz de garantizar el derecho a la vida y a la integridad física de nuestra hija al exponerla a un ser mostruoso que, habiendo pasado por instituciones penitenciarias con el fin último del cumplimiento de su pena y su total rehabilitación para la inserción social, en el momento en que sale en libertad comete de nuevo, en la persona de nuestra hija, los dos actos (asesinato y agresión sexual) por los que fue anteriormente condenado».

«Duramente castigados»

El contenido de este documento, al que ha tenido acceso ABC, muestra gran dolor e indignación por lo ocurrido, y exige a los políticos que «sientan, piensen, reflexionen» y se pongan en su lugar para que «actúen», incluso, recuerdan que «algún día les puede tocar de cerca». En este sentido, y pese a agradecer el gesto de los parlamentarios castellano y leoneses por el gesto de pésame escenificado en la Cámara con sede en Valladolid, la familia considera que merecen «bastante más que todo eso», y cuanto menos «una disculpa y una petición pública de perdón del Estado por su tremendo fracaso en la no consecución del cumplimiento de la pena» del asesino confeso de su hija. Y es ahí, en el cumplimiento íntegro de las condenas, donde los familiares de Laura ponen el foco a su reivindicación. Aunque no hablan de la prisión permanente revisable como vienen defendiendo los padres de Diana Quer o Mari Luz, sí son contundentes a la hora de pedir que se revise el Código Penal para que este tipo de delitos sean «real y duramente castigados» y «no sólo públicamente reprobados» con el fin de que «los asesinos y violadores reincidentes que no tienen ni han mostrado su voluntad de recuperación no puedan seguir violando y matando y las penas por este tipo de delitos se cumplan íntegras».

La familia entra de lleno en el debate de la reinserción y advierten que la «buena conducta» en la cárcel no es significativa, ya que «no se dan las ocasiones para que se reincida dentro de ellas». Cada una de las frases de este carta, fechada el 24 de enero, están escritas con desgarro, pero con el único fin de que los políticos reaccionen cuanto antes. Tampoco le duelen prendas al describir al asesino de su hija y a otros como él: «Los monstruos y seres perversos no pueden convivir en una sociedad a la que odian y contra la que van a seguir actuando». También cuestionan las condiciones de los interinos a la hora de acceder a las sustituciones como fue el caso de Laura.