Una mejor oferta comercial permitiría triplicar la llegada de visitantes a Valladolid en 2016

F. B.De izq. a dcha., José Rolando Álvarez, Alejandro García y Javier Labarga, en la presentación del estudioHENAR DÍAZVALLADOLID. La dinamización comercial podría hacer que el número de visitantes

HENAR DÍAZ. VALLADOLID
Actualizado:

La dinamización comercial podría hacer que el número de visitantes que recibe anualmente la capital vallisoletana aumentara en más de dos millones de personas a partir de 2016. Ésta es una de las principales conclusiones que se desprende del informe «Valladolid siglo XXI: modelo de ciudad» realizado por la consultora Roland Berger para la Cámara de Comercio de Valladolid y las organizaciones Avadeco y Fecosva que fue presentado ayer, y según el cual si la población residente podría aumentar en torno al 1% anual, la visitante se podría multiplicar por tres.

En palabras de Josep Ros Serrat, director general de la consultora, «Valladolid puede convertirse en un líder regional no sólo de Castilla y León sino del Noroeste de España», pero tal y como se desprende del estudio «la ciudad está todavía lejos de sus mejores prácticas». A juicio de las personas que han elaborado este informe, Valladolid es hoy una «ciudad relevante» pero «no es la referencia», pese a tener los medios para conseguirlo. El estudio evalúa el potencial de la ciudad tomando como referencia cuatro urbes europeas de similar tamaño -Bolonia, Dresden, Rennes y Vitoria- que han conseguido un desarrollo ejemplar gracias a su planificación a largo plazo, los recursos y el consenso político y social. Es precisamente en este punto en donde quienes han realizado el estudio dan un tirón de orejas a los responsables políticos y agentes económicos de la ciudad ya que según ellos «existe un bajo consenso sobre lo que deben ser los valores de Valladolid»,

Tres aspectos son fundamentales según el informe para el desarrollo de la ciudad: el comercio urbano, la promoción activa del centro de la ciudad y las infraestructuras urbanas, aspectos en los que se «necesita mejorar», y en este sentido recuerda el limitado acceso al centro desde los municipios periféricos y el bajo número de plazas de aparcamiento en éste, entre sus principales déficits. Asimismo, subraya la necesidad de mejorar la conexión entre la ciudad y el aeropuerto -por ejemplo, vía ferroviaria- y de poner en marcha una infraestructura urbana «de última generación», destacando para ello las posibilidades que da el tranvía. Por contra, entre sus aspectos positivos enumera la regulación básica de la gran superficie. En cuanto al comercio, el modelo de desarrollo recomendado sitúa al pequeño comercio como «pilar básico para el desarrollo de la ciudad». En este sentido, sugiere crear plan estratégico comercial para el área metropolitana y un sistema de gobierno unificado.

Poco antes de comenzar la presentación del estudio, el presidente de la Cámara vallisoletana, José Rolando Álvarez también se refirió a la necesidad de trabajar de forma conjunta para conseguir una ciudad «viva y paseable», en la que hace falta el comercio. En los mismos términos se manifestaron el presidente de Avadeco, Alejandro García, y de Fecosva, Javier Labarga, quienes ante una amplia representación de la sociedad vallisoletana definieron a este sector como el «elemento vertebrador» de la ciudad.