Medio Ambiente sí respetó el rechazo de Asturias, Valencia y Navarra al traslado de bases contra incendios

B. R. VALLADOLID/
Actualizado:

El Ejecutivo autonómico rechazó ayer la imputación de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, de que el traslado de la base de helicópteros contra incendios de Puerto del Pico (Ávila) a La Iglesuela (Castilla-La Mancha) fuera adoptada por el PP y rebatió que esta «decisión política» se tomó el 25 de mayo después de que los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente mostraran su oposición en la reunión del 1 de abril donde se propuso la reorganización.

En este sentido, el portavoz del Gobierno regional, Antonio Silván, reprochó que el cambio de Castilla y León fuera el único que no se revocó, como sí se ha hecho respecto a las Comunidades de Asturias, Valencia y Navarra en consideración con sus posturas contrarias a las bases de Tineo (Asturias), Tafalla (Navarra) y la retirada de un Hércules de Manises (Valencia).

Así consta en el acta de la reunión del 1 de abril, a la que ha tenido acceso ABC y en la que los técnicos regionales ofrecieron la alternativa de Piedralaves y argumentaron frente a la propuesta de la Dirección General de Conservación de la Naturaleza un decálogo de razones para negar el traslado de la base de Puerto del Pico, como la «gran concentración de medios al este de Ávila y Madrid; el alejamiento de la zona de máximo peligro del Valle del Tiétar, zona de grandes incendios de los últimos años; el desguarnecimiento de la Sierra de Gredos; o que el Parque de Cabañeros -cuyo acercamiento se pretendía- distará aún a 80-90 kilómetros de La Iglesuela».