Más de 32.000 abulenses del Valle del Tiétar ya pueden ser atendidos en el hospital de Talavera
A. MARTÍNEZ | Juan Vicente Herrera y José María Barreda posan con parte de la plantilla del hospital de Talavera de la Reina

Más de 32.000 abulenses del Valle del Tiétar ya pueden ser atendidos en el hospital de Talavera

GUSTAVO A. MUÑOZ | TALAVERA
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Como destacó el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ayer se formalizó un paso más para sobrepasar las fronteras generadas por la implantación de las comunidades autónomas, mediante el acuerdo de colaboración que firmó en Talavera de la Reina (Toledo) con su homólogo de Castilla-La Mancha, José María Barreda.

El convenio establece diversas colaboraciones de orden asistencial, aunque la principal, y que justificaba la elección del hospital Nuestra Señora del Prado de Talavera como escenario de la firma, es la sanitaria, ya que los 32.000 usuarios del Valle del Tiétar podrán beneficiarse en parte de los servicios que se prestan en el centro sanitario toledano, situado a menor distancia del hospital de referencia -Ávila- de la citada comarca abulense.

«Romper obstáculos»

Así lo resaltaron ambos presidentes, Herrera al afirmar que «debemos romper todas las circunstancias adversas y obstáculos de las nuevas fronteras autonómicas», y Barreda al resaltar que «los ciudadanos esperan de nosotros que nos pongamos de acuerdo y solucionemos los problemas».

De «absurdo» calificó el castellanomanchego que puedan existir reparos burocráticos que impidan la asistencia sanitaria por una cuestión de pertenencia a una comunidad determinada. Recordó en este sentido que existe una ley nacional que obliga a todo el sistema sanitario a atender por igual sin considerar la residencia del usuario.

Herrera resaltó el «compromiso con los ciudadanos» de dos comunidades gobernadas por partidos de distinto signo ideológico, y añadió que Castilla y León tiene firmados acuerdos similares con otras cuatro comunidades fronterizas: La Rioja, Madrid, Asturias y Extremadura.

Fue también el presidente castellano y leonés el que recordó que la firma de ayer es un acto protocolario sobre algunos servicios que ya están en marcha desde hace tiempo, como la colaboración en materia de incendios forestales o la sanitaria.

En el caso del Valle del Tiétar se inició en el mes de noviembre y en dos meses han pasado por el hospital talaverano 520 usuarios del servicio de urgencias, cuando, antes del acuerdo, en un año utilizaban este servicio poco más de 600. Igualmente se llevan contabilizados 160 pacientes en las especialidades previstas en el convenio que son las de endocrinología, neurología, neumología, reumatología y oncología médica.

El protocolo general de colaboración incluye como novedad un mecanismo de cooperación para que las urgencias de ambas Castillas puedan ser atendidas de acuerdo a al proximidad geográfica de los recursos en el territorio, de modo que se colaborará en la atención de las citadas urgencias en zonas limítrofes. Los efectivos incluidos en el protocolo están asignados a Arenas de San pedro y La Adrada (Ávila); Arcos de Jalón, Almazán y Burgo de Osma (Soria), Riaza (Segovia), Talavera, Escalona y Puente del Arzobispo (Toledo) y Torremocha del Campo y Atienza (Guadalajara).

Entre el público asistente al acto se encontraban dos representantes de la Plataforma por el hospital del Valle del Tiétar que agradecieron a ambos presidentes el acuerdo. Sin embargo, su portavoz, Antonio Ramiro, manifestó a ABC que todavía son muchos los aspectos que se echan de menos, especialmente que todos los servicios del hospital talaverano se abran a los residentes del valle.

El protocolo firmado ayer incluye quince acciones concretas como las políticas dedicadas a la mujer, especialmente en la lucha contra la violencia doméstica. La creación de una plataforma virtual para empresarias de zonas rurales, así como la organización de una Feria de Empresarias de ambas comunidades, es otro de los compromisos.

En el ámbito social, la atención a las personas dependientes y protección a la infancia; en educación se atenderán los problemas de acceso a centros de ambas comunidades de los estudiantes de zonas limítrofes; en medio ambiente y nuevas tecnologías, se intercambiarán recursos, y en turismo y cultura se colaborará en distintos proyectos de promoción.