Alfonso Fernández Mañueco y Pablo Casado se saludan durante el desayuno informativo organizado por Fórum Europa
Alfonso Fernández Mañueco y Pablo Casado se saludan durante el desayuno informativo organizado por Fórum Europa - ICAL

Mañueco ve «ejemplo» para España el pacto de Castilla y León

El presidente de la Junta urge gobernantes «con capacidad de integración»

I. JIMENO
Actualizado:

Con «orgullo» del resultado que está teniendo el acuerdo de Gobierno en Castilla y León rubricado por Partido Popular y Ciudadanos, el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, reivindicó ayer en Madrid ese entendimiento como estela a seguir a nivel nacional. «Lo pongo como ejemplo de lo que necesita en estos momentos España», subrayó el barón autonómico en presencia del presidente nacional de su partido, Pablo Casado, y una nutrida presencia de políticos de la formación así como representantes sociales y económico.

«Diálogo, acuerdo y pacto» que da lugar a «certidumbre y estabilidad» es lo que recetó Fernández Mañueco y, dijo, se aplica a su propio ejecutivo, con un entendimiento para un «proyecto de gobierno para cuatro años». Se logró, recordó, con muchas dosis de «paciencia», con «altura de miras» y habiendo «dejado a un lado» las diferencias en pro de un «proyecto conjunto». «Eso no quiere decir que no tengamos nuestras cosas, como cualquier matrimonio de conveniencia», reconoció el presidente de la Junta. Eso sí, «en nuestra casa». «Las discusiones, en privado, no en público», recomendó «a todo el mundo».

Además, el jefe del Ejecutivo castellano y leonés advirtió de que en este «contexto delicado» por el que atraviesa España se «requiere» de gobernantes «con capacidad de integración», algo, señaló, de lo que carece el presidente de la Nación en funciones, Pedro Sánchez, a quien responsabilizó en exclusiva de si debe haber otro adelanto electoral.

«Sumar a España»

El Gobierno socialista «está más preocupado de estar por estar que de gobernar», afeó Mañueco, quien consideró que a la vez que Sánchez «está más preocupado de que de aquí no me muevo», por otro lado el líder de Podemos, Pablo Iglesias, lo está de «querer llegar como sea». Con estas variables se dibuja una situación de «suma cero» y un «uso malintencionado» del diálogo. Frente a eso, el entendimiento «fructífero» de la comunidad que preside. «Queremos sumar desde Castilla y León a España y que España sume también a Castilla y León», argumentó.

«España va a necesitar al PP muy pronto. Mucho antes de lo que algunos imaginan», auguró Fernández Mañueco, frente a los «experimentos que se han desinflado como un suflé» y unas «izquierdas que no se fían» entre ellas. «Si llega ese momento -de las elecciones-, será el momento del PP», afirmó el barón popular, confiado de que Pablo Casado será presidente del Gobierno. Precisamente también Casado valoró el acuerdo en Castilla y León «sin renunciar» a los principios de la formación.