Luis Jaramillo - Punto de vista

Cambio de ciclo

«Habrá que estar atentos a la comunicación con la sociedad, de la que todos esperamos un Gobierno regional más pegado a la calle y que no se escude en el plasma»

Luis Jaramillo
Actualizado:

Para la canícula estival el retraso en la formación del Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco ha sido todo un atractivo y ha dado mucho que hablar. Basta con haber seguido al detalle el acuerdo alcanzado por PP y Ciudadanos para gobernar Castilla y León para comprobar que ha sido un tortuoso camino que cristalizó en las mejores intenciones que no siempre se corresponden con los hechos. A la hora de la verdad el reparto de las consejerías tiene sus esquinas y por mucho que se hable de un único Gobierno, cada cual quiere su parcela de poder y eso implica negociar y más negociar. No es lo mismo formar un gobierno monocolor que uno de dos partidos. Ya pasó en Andalucía, donde Juan Manuel Moreno Bonilla necesitó dos semanas para formar gobierno y aquí se ha resuelto en una semana.

Estamos empezando un tiempo nuevo y aunque sea el PP quién preside la Junta de Castilla y León nada será como los 18 años de Gobierno de Juan Vicente Herrera. No sólo Alfonso Fernández Mañueco tiene otro estilo, es que las formas del Gobierno y las políticas que se van a poner en marcha serán también muy diferentes. Habrá que estar atentos a la comunicación con la sociedad, de la que todos esperamos un Gobierno regional más pegado a la calle, que no se escude en el plasma o en las declaraciones universales, y que sepa explicar a los ciudadanos lo que se hace y las opiniones que le suscitan los temas de actualidad. Veremos.

El tiempo de verano lo congela todo a pesar del calor y es un hecho que la verdadera acción de gobierno comenzará a la vuelta de las vacaciones. Antes habrá que elegir senadores por la Comunidad y tanto el Partido Popular como el Partido Socialista tienen lo suyo. El PSOE tendrá que explicar por qué premia a Teresa López, perdedora clara de las elecciones en Valladolid y el PP por qué, si como se dice, promueve al vitoriano Javier Maroto para representar a la región en Madrid. Toda una pirueta circense. Ya veremos.

Luis JaramilloLuis Jaramillo