Luis Fuentes muestra a los medios de comunicación el piso de las Cortes de Castilla y León - ICAL

Luis Fuentes enseña el «pisito» de las Cortes autonómicas

«Entra dentro de la normalidad» y se usará «de forma ocasional, si mi agenda así lo requiere»

M. SERRADOR
ValladolidActualizado:

Amplio, luminoso, con pocos y nuevos muebles. Dispone de cocina, dos estancias, baño completo y amplio distribuidor...Todo en unos cien metros cuadrados. Es el «pisito» con que cuenta la sede de las Cortes autonómicas. Allí está desde que se construyó el edificio, en el año 2007, pero ha sido este verano cuando se ha destapado la caja de los truenos después de que el nuevo presidente del Parlamento autonómico, Luis Fuentes, anunciase su intención de darle uso. El PSOE denunció entonces lo que consideraba un privilegio, entre otras cosas por el hecho de un procurador por Valladolid, como es Fuentes, quisiera hacer uso de las citadas instalaciones, una crítica que también llegó desde el propio vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, compañero en Ciudadanos.

Lo cierto es que Fuentes ha optado este lunes por mostrar a los ciudadanos el «pisito» de la polémica. Bien es verdad que lo hace después de que el secretario primero de las Cortes, José Francisco Martín, registrase en la cámara una petición expresa para conocer las instalaciones. Así que muy de mañana, cual agente inmobiliario, el presidente de las Cortes ha abierto las puertas del polémico apartamento, al que se acceder directamente desde su despacho o a través de una puerta con clave de acceso. A la comitiva se ha sumado José Francisco Martín, que ha abierto y cerrado armarios —había varias camisas y corbatas— y curioseado por todas las estancias.

Fuentes ha reiterado que su uso «entra dentro de la normalidad» y que se usará «de forma ocasional, si mi agenda así lo requiere». Lo cierto es que el piso no cuenta con dormitorio por lo que no sería posible pernoctar aunque el presidente del Parlamento aseguró que «si fuera necesario, será la Mesa de las Cortes la que decidirá si es necesario amueblarlo» para incorporar una cama.

Por su parte, José Francisco Martín se ha felicitado por «haber conseguido que el piso se abra y se enseñe porque parecía un almacén de misiles nucleares» así como por «haber conseguido que Fuentes tenga que renunciar a lo que tenía previsto porque es un privilegio que no se podía permitir».

No obstante, ha manifestado sus dudas sobre el mobiliario del apartamento que, a su juicio, está demasiado nuevo, por lo que ha anunciado que reclamará a las Cortes las posibles facturas que haya generado su compra.

Eso sí, el parlamentaruio socialista ha dejado claro que no piensa renunciar a la dieta que le corresponde como procurador tal y como le ha pedido este lunes el presidente de las Cortes para quien en su condición de vallisoletano, tampoco necesitaría la citada percepción. Dietas que pueden llegar hasta los 1.800 euros mensuales en función de la dedicación del parlamentario.