F. HERAS
Educación

Laura Estrada: «La nutrición debería estudiarse desde los colegios»

Estudia Cocina en el Instituto Técnico Industrial de Miranda de Ebro y piensa que no es complicado ofrecer menús para celíacos

Actualizado:

Laura había estudiado un Grado Superior de Dietética y Nutrición y también Fisioterapia en la universidad, pero el cierre de la empresa en que trabajaba la animó a probar a estudiar cocina y ha sido ganadora de la quinta edición de Celichef, el concurso celebrado en la Escuela de Cocina Fernando Pérez de Valladolid, organizado por la Asociación Celíaca de Castilla y León (Acecale). Los otros finalistas fueron Roberto Álvarez (IES Diego de Praves de Valladolid) y Natalia Ortego (CIFP La Merced de Soria).

-¿Qué significa para usted haber recibido este premio de cocina?

-Es un orgullo. Me impulsa para seguir trabajando y aprendiendo. Estoy muy contenta, puesto que acabo de empezar con ello.

-¿Por qué decidió estudiar cocina?

-Llevaba unos años que me gustaba como hobby. Hice un Grado Superior de FP en Dietética y Nutrición y estudié la carrera de Fisioterapia, pero la empresa donde trabajaba cerró y pensé ahora o nunca, es el momento de probar, de aprender y de hacer algo que me gusta. No lo enfoqué como algo laboral, pero me ha gustado mucho, y dado como está el país para trabajar, al final puedes encontrar otras posibilidades. Además, siempre viene bien para el día a día.

-¿Qué ha sido lo mejor de estos años en el Instituto Miranda, donde estudia?

-Me gusta mucho y hay mucha clase práctica y luego sí que es cierto que hay mucha conexión con las empresas de Miranda de Ebro y eso en el momento de hacer prácticas te ayuda. También hay mucha demanda laboral de cocina en esta localidad.

-¿Se ve trabajando como chef?

-En verano ya estuve tres meses trabajando y no lo descarto.

-Sorprende que de la fisioterapia haya dado el salto a la cocina...

-La fisioterapia me encanta, por eso no digo que me dedicaré a la cocina, aún no lo sé.

-¿Y por qué se presentó a Celichef?

-Me lo ofrecieron en el instituto. Acecale contacta con todas las escuelas de cocina y lo ofrecen y mi tutor me lo propuso. Como había estudiado Nutrición yo conocía la temática y me parecía interesante.

-La celiaquía es algo que cada día se toma más en serio en las cocinas, ¿no?

-Es algo que hay que tener en cuenta en la cocina. Mira el tema del veganismo, ya muy implantado en los restaurantes. La patología es conocida y en las cartas ya se ven platos adaptados para celíacos. Porque si no, esa gente no puede salir fuera a comer normalmente. Deberíamos actualizar más la mentalidad. Es una traba a la hora de salir con amigos a comer, a cenar...

-Condiciona la vida social de quien es celíaco.

-Sí y no debería ser así. Ya estamos muy concienciados con la discapacidad, con eliminar barreras, y la gente debería planteárselo en los restaurantes porque no es tan difícil. Mira los menús que hicimos en el concurso, y somos estudiantes. No es complicado y cada vez hay más supermercados y tiendas que venden productos sin gluten.

«En España tenemos una dieta muy variada y no sabemos venderla del todo»

-¿En las escuela les forman sobre ello?

-Sí, hay una asignatura en que se imparte nutrición, pero debería impartirse antes, en los colegios, porque la alimentación es una parte importante de la vida, porque vas a tener que cuidarte.

-La dieta mediterránea no es algo que se mantenga siempre en las mesas españolas y hay altos índices de obesidad en niños, pero recientemente nos dijeron que éramos el país más saludable. ¿Tiene que ver esto con nuestra dieta hasta ahora?

-Sí. Se habla mucho de la cocina japonesa en el mundo y en España tenemos una cocina que no la sabemos vender del todo y tenemos más recursos y una dieta más variada, que quizá no sabemos sacarle todo el partido. Somos muy afortunados en este sentido y hay que aprovecharlo.

-¿Se volvería a presentar a Celichef?

-Hay una rama de pastelería en el concurso y yo estaría encantadísima de probar porque aprendes mucho en el mes que preparas este certamen. Intenté aprender de ello.

-¿Qué importancia han tenido sus profesores?

-Es lo que tengo muy claro. Estuve un mes preparándolo con ayuda de ellos, como con mi tutor, Rubén Morote, y el premio es de todos ellos porque te orientan, te enseñan y son gente que tiene conocimientos que yo no tengo.