El acusado durante el juicio celebrado en Ávila
El acusado durante el juicio celebrado en Ávila - ICAL

El jurado considera culpable al hombre acusado de matar a su mujer en Árevalo (Ávila) en 2016

La Fiscalía y la acusación particular piden 25 años de prisión para J. D. F.

Actualizado:

El jurado popular ha considerado culpable a J.D.F. por el asesinato de su mujer, Mónica Berlanas, de 33 años, el 6 de octubre de 2016 en Arévalo (Ávila), y por el maltrato que infringió a su hija de tres años por el hecho de tener que ver el crimen de su madre.

El crimen fue cometido en el domicilio familiar en presencia de la hija mayor de ambos, que ahora tiene 5 años y vive con la familia materna desde que ocurrieron los hechos hace dos años y siete meses, junto a su hermana de 3 años.

Después de tres intensas jornadas de juicio oral, el veredicto ha sido emitido por el jurado popular, integrado por seis hombres y tres mujeres, a primera hora de este jueves, después de varias horas de deliberación, en las que sus miembros tuvieron que responder a las preguntas del juez.

Un juez que ahora será el encargado de redactar la sentencia, teniendo en cuenta el fallo emitido por el jurado popular, que ha considerado culpable a J.D.F. por asesinato y malos tratos a la mayor de las dos hijas por el hecho de presenciar lo ocurrido.

El fiscal rebajó de 24 a 23 los años de cárcel su petición en la última jornada de juicio, al comprobar que no pudo demostrarse en el curso de la vista oral la agravante de ensañamiento, que es distinto de la alevosía.

A estos 23 años de prisión, el ministerio público añade otros dos años de prisión por maltrato, lo que suma 25 años de cárcel para el acusado, que desde que sucedieron los hechos ha permanecido en el centro penitenciario de Segovia.

Además, solicita que se le prohíba el acercamiento y la comunicación por cualquier medio o procedimiento con sus hijas, la hermana y los padres de Mónica Berlanas, sus domicilios y lugares de trabajo o estudio durante 34 años.

Igualmente, el fiscal pide que al condenado se le prive de la patria potestad respecto de sus hijas, así como la medida de libertad vigilada cada vez que abandone el centro penitenciario durante diez años, informa Efe.

En concepto de responsabilidad civil, el ministerio público reclama una indemnización de 670.000 euros para sus hijas -250.000 a cada una-, sus suegros -70.000 a cada uno- y a su cuñada -30.000-.

Por su parte, tanto la acusación particular, como la popular, representada por la Asociación Clara Campoamor, solicitan 25 años de cárcel por asesinato, al igual que la Abogacía del Estado, mientras que el abogado defensor rebajaba la petición de pena a 5 años por homicidio.

El juicio, que ha tenido numerosos momentos de tensión y de emoción, culminó el miércoles con la declaración del acusado, que el lunes no quiso responder a las preguntas de ninguna de las partes, incluido su propio abogado.

En su intervención, entre lágrimas, pidió «perdón» a su mujer, a sus hijas, a sus suegros, a su cuñada y a sus padres, así como «a la sociedad en general» por lo sucedido.

«No sé lo que me pasó aquel día, pero lo siento muchísimo», concluyó llorando.