La ministra de Industria y el presidente de la Junta se reúnen con representantes de los trabajadores de Vestas
La ministra de Industria y el presidente de la Junta se reúnen con representantes de los trabajadores de Vestas - HERAS

La Junta y el Gobierno piden una reunión urgente con los dirigentes de Vestas y critican «sus formas»

La ministra de Industria y el presidente de la Junta celebran un encuentro con los trabajadores después de que la compañía anunciase ayer el cierre total de su planta de Villadangos del Páramo (León)

ValladolidActualizado:

Con absoluta «sorpresa» recibieron ayer tanto la Junta como el Ministerio de Industria la noticia del cierre total de la planta de Vestas en Villadangos del Páramo (León). Y es que fueron representantes de la propia empresa, a la que se había pedido en reiteradas ocasiones reuniones para dialogar sobre la situación, la que transmitió su intención de plantear uninminente ERE extintivo para sus 370 trabajadores tanto a las administraciones como a la plantilla.

Este anuncio inesperado ha llevado este martes a una «reacción inmediata» por parte de los Gobiernos central y nacional, que se han reunido con representantes del comité de empresa y solicitarán de «urgencia» una reunión «al más alto nivel» con el consejo de administración de la multinacional danesa, «porque es quien ha tomado la decisión». Así lo aseguró la ministra de Industria, Reyes Maroto, que se desplazó a Valladolid para presidir el encuentro junto al presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. El objetivo es «claro», pero también «difícil», subrayó Maroto, que aseguró que se luchará hasta el final por mantener la planta en León.

La actitud de la multinacional y sus formas son «inaceptables», han considerado tras el encuentro tanto Maroto como la consejera de Economía y Hacienda de la Comunidad, Pilar del Olmo, porque ni siquiera se han celebrado los encuentros solicitados para poder plantear posibles soluciones. «Sólo han venido para anunciar el cierre», expresó la consejera, que cifró en 12,5 millones las ayudas que ha recibido la planta leonesa tanto del Gobierno, como de la Junta y de fondos europeos. Unos apoyos ya no podrán ser reclamados a Vestas, ya que se ha superado el plazo para hacerlo. «Parece que lo tenían estudiado», indicó Del Olmo.

El próximo lunes estaba prevista una reunión en el Ministerio con la empresa, pero ya no se celebrará, sino que se tratará que el encuentro con los máximos dirigentes de la compañía se celebre esta misma semana y así se pedirá en una carta firmada por parte de ambas administraciones que saldrá hoy mismo con dirección Dinamarca. Solicitarán, además, que se retire la decisión del ERE extintivo, al menos hasta que no escuchen las propuestas que tienen que hacer Gobierno y Junta para una planta que «es viable», pero que necesita una «reorientación de la producción en función de la demanda del mercado».

Por su parte, el presidente del Comité de empresa, Juan Francisco García, aseguró que seguirán en la lucha por mantener la fábrica y su empleo. «La provincia leonesa no se puede permitir perder los 2.000 puestos de trabajo asociados a su producción», recalcó.