Celebración de El Vítor en Mayorga de Campos
Celebración de El Vítor en Mayorga de Campos - ICAL
Sociedad

La Junta obligará a superar un curso a quienes lancen cohetes en procesiones y otras manifestaciones festivas

Busca la preservación de las celebraciones y ganar en «mayor seguridad»

ValladolidActualizado:

La Junta de Castilla y León obligará a superar un curso a aquellos que deseen lanzar cohetes o utilizar pólvora en manifestaciones festivas de carácter religioso, cultural o tradicional en las que se hace de uso de pirotecnia. A juicio del Ejecutivo, «debe conjugarse con la garantía de la seguridad de los ciudadanos». Así lo establece el proyecto de decreto recogido por Ical, que se encuentra en Gobierno Abierto, que pretende reconocer las manifestaciones festivas con uso de artificios pirotécnicos y la formación de consumidores que ahora se reconocerán como «expertos», que son aquellos que precisamente aprueben un curso de formación y con el que obtendrán una acreditación. Para ello, deberán realizar un curso teórico-práctico en un centro educativo externo, de al menos cinco horas, y aprobar una evaluación.

En Castilla y León existen celebraciones de fiestas locales o patronales en las que el uso de la pólvora forma parte importante de las mismas, «llegando a ser consustancial a aquellas el empleo del fuego y de material pirotécnico». De ahí que el Gobierno regional considere «necesario» la preservación de estas manifestaciones festivas y en las que ahora este proyecto de decreto quiere «redundar en una mayor seguridad».

Edad mínima

Los denominados «expertos» o los grupos reconocidos estarían obligados, por tanto, a recibir una formación «mínima» de cinco horas y tener al menos 12 años para poder inscribirse. Los centros directivos competentes expedirán una certificación individualizada acreditativa, que no estará sujeta a un plazo de caducidad, pero podrá ser revocada cuando se utilicen elementos no permitidos o actuaciones contrarias a las medidas de seguridad.

El decreto reconoce tres tipos de manifestaciones festivas con pirotecnia, con independencia de las distintas denominaciones de carácter local. La primera de ellas son los toros de fuego, la segunda sería el conocido como «correfuegos» y la tercera, las procesiones o pasacalles de fuego, generalmente asociados a celebraciones religiosas en las que los participantes portan bengalas o lanzan cohetes, «permitiendo su movimiento libre, en un recorrido diferenciado, definido y acotado perimetralmente».