La Junta desbloquea las obras de la carretera Ramacastañas-Candeleda tras 15 años paradas

PATRICIA G. ROBLEDOÁVILA. Quince años después de que una sentencia judicial paralizara su construcción, las obras de la CL-501 en el tramo entre Ramacastañas y Candeleda se retomarán en la primavera

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

PATRICIA G. ROBLEDO

ÁVILA. Quince años después de que una sentencia judicial paralizara su construcción, las obras de la CL-501 en el tramo entre Ramacastañas y Candeleda se retomarán en la primavera de 2007. Estos trabajos, que serán licitados antes de que acabe el presente año, cuentan con un presupuesto de 22.037.552 euros y un plazo de ejecución de 24 meses. La nueva vía, de unos 23 kilómetros de longitud, supondrá la construcción de tres variantes de población, correspondientes a los municipios de Ramacastañas, Arenas de San Pedro y Candeleda, según anunció el director general de Carreteras de la Junta de Castilla y León, Luis Alberto Solís.

Las obras del antiguo proyecto Ramacastañas-Poyales del Hoyo-Candeleda, proyectado en 1990, fueron suspendidas cautelarmente por orden judicial en enero de 1992. Diez años después, el Tribunal Supremo emitió una sentencia que obligaba a la Junta «a actuar sobre el trazado existente por no estar contemplado el nuevo en el Plan Regional de Carreteras», según Solís.

En diciembre de 2004, la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León dictó un auto en el que se manifestaba que la inclusión de esta vía en el Plan Regional de Carreteras en 2003 «se daba por cumplida la sentencia, y se podía proceder al desarrollo de la carretera».

El trazado aprovechará la explanada ya ejecutada para el trazado de la CL-501 en el antiguo proyecto Ramacastañas-Poyales del Hoyo-Candeleda, cuyas obras fueron suspendidas cautelarmente por orden judicial en enero de 1992.

Solís destacó el «cumplimiento escrupuloso de la declaración de impacto ambiental», que ha obligado a la Dirección General de Carreteras a invertir una partida mayor en determinadas medidas de protección al entorno.

Como ejemplo, Luis Alberto Solís citó los 3,6 millones para obras de fábrica -once pasos de fauna y seis puentes-, y los 1,4 millones de euros destinados a medidas compensatorias para la recuperación ambiental e integración paisajística, así como la protección de la fauna. Entre ellas, se encuentra la paralización de las obras entre el 1 de marzo y el 15 de agosto para respetar la época de cría del águila imperial y la cigüeña negra.