EFE

El juicio por el crimen de la niña Sara será a puerta abierta pero con restricciones

Se celebrará entre el 25 de abril y el 10 de mayo con la declaración de unos 45 testigos y una docena de peritos

ValladolidActualizado:

El juicio por la muerte de una niña de 4 años, Sara, se desarrollará desde el próximo 25 de abril en la Audiencia de Valladolid, a puerta abierta, con limitaciones para algunas pruebas que se practicarán en la vista oral, con jurado popular, que se desarrollarán a puerta cerrada.

En el j uicio se sentarán en el banquillo la madre de la pequeña fallecida, Davinia M.G., y su compañero sentimental en el momento del suceso, Roberto H.H., quien no es el padre biológico de la menor.

Ambos se enfrentan a acusaciones de seis delitos de maltrato, uno de maltrato habitual, uno de asesinato con alternativa de homicidio, una violación de persona menor y abandono de familia, en este último caso aplicado a la progenitora de la fallecida, han precisado a Efe fuentes del caso.

El magistrado Feliciano Trebolle, también presidente de la Audiencia Provincial vallisoletana, ha dictado un auto en el que determina que el juicio se celebrará en audiencia pública con límites, según la resolución judicial facilitada este lunes por fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL).

En el auto, el magistrado explica que una de las defensas interesó la celebración del juicio a puerta cerrada, una opción a la que se adhirió la acusación particular que representa al padre de la víctima.

Argumenta el magistrado que con el desarrollo en audiencia pública se evita toda situación de oscuridad en la administración de justicia y se elimina toda imagen que en la sociedad pueda plantearse de arbitrariedad en esta materia.

«No existen motivos bastantes para declarar todo el acto del juicio a puerta cerrada», resume el juez.

Detalla que no se infieren razones de seguridad u orden público que aconsejen la celebración a puerta cerrada y considera que la víctima, una niña, ha fallecido, por lo que «no se va a vulnerar su derecho a la intimidad, sin perjuicio de adoptar limitaciones en orden a proteger el respeto debido a su memoria».

«Tampoco existe necesidad de proteger la intimidad de la familia de la víctima, su madre está acusada» en el procedimiento y el resto de la familia directa está constituida por la hermana de la niña, también menor, caso en el que se adoptarán limitaciones derivadas sobre todo de proteger el derecho al respeto y memoria debidos a la víctima.

A puerta cerrada, los médicos forenses

Por estos motivos, se celebrará a puerta cerrada la prueba pericial de dos médicos forenses en cuanto a la exhibición de fotografías relacionadas con lesiones de la víctima, libertad sexual y causa de la muerte.

Lo mismo ocurrirá con la prueba testifical pericial o documental que se desarrolle con imágenes de la menor fallecida y en la reproducción en fase de prueba documental de los vídeos conteniendo la declaración de la hermana de la víctima.

Establece además el auto la restricción de imágenes o captación de sonido directo dentro de la Sala donde se llevará a cabo el juicio, sin acceso directo de medios audiovisuales, cámaras fotográficas o de radiodifusión visual, aunque los medios podrán seguir el desarrollo en la vista mediante la señal institucional que se emitirá en salas de prensa habilitadas al efecto.

La primera con jurado

Está programado que el juicio se celebre entre el 25 de abril y el 10 de mayo con la declaración de unos 45 testigos y una docena de peritos.

Se tratará de la primera vez que la sección penal segunda de la Audiencia vallisoletana celebre un juicio mediante el sistema de tribunal del jurado con la solicitud de la acusación de prisión permanente revisable.