El exjugador de la Arandina, Víctor Rodríguez
El exjugador de la Arandina, Víctor Rodríguez - ICAL

El juez obliga al Almazán a readmitir a uno de los acusados por el caso Arandina

El club soriano había rescindido el contrato firmado con el jugador tras las quejas de varios colectivos

SORIAActualizado:

El juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Almazán (Soria) ha condenado al equipo S.D. Almazán a readmitir al exfutbolista de la Arandina Víctor Rodríguez en su plantilla, tras suspender en julio de forma unilateral el contrato que vinculaba a las partes. Se trata de uno de los tres exjugadores de la Arandina investigados como supuestos autores de un delito de agresión sexual continuada cometido sobre una joven de 15 años, y que junto a otro de ellos fue fichado por el club soriano, que posteriormente rescindió los contratos.

En la sentencia se apunta que el Almazán ha incumplido el contrato suscrito el 9 de junio, de formación y perfeccionamiento como futbolista en los términos establecidos en el mismo y condena al club a cumplir dicho contrato en sus propios términos, «reintegrando a Víctor Rodríguez en el puesto en el que fue contratado, con las mismas e idénticas obligaciones y derechos que ostentaba en el momento de su expulsión». Se trata de un fallo contra el que el Almazán puede interponer recursos de apelación en el plazo de veinte días.

La abogada del futbolista, Olga Navarro, señaló este miércoles a los periodistas que en el contrato suscrito por el futbolista se incluía que la S.D. Almazán respetaba la presunción de inocencia y se reservaba el derecho a la rescisión unilateral del contrato, en caso de resultar una sentencia condenatoria en caso de la presunta violación de la menor en Aranda de Duero.

«Víctor se enteró por la prensa que le habían rescindido el contrato. De hecho ahora le van a readmitir, porque lo hemos demandado», apuntó ayer a las puertas de los juzgados de Soria, donde acudió al acto de conciliación con la presidenta de la asociación Antígona, Concha Baena, por las declaraciones que hizo al conocerse el fichaje por parte del Almazán.

El club de fútbol reconoció en las redes sociales que no disponía de fondos para hacer frente a la indemnización que como alternativa pedía el jugador. Mientras, tanto Víctor como su excompañero Raúl Calvo, involucrado también en la presunta agresión a la menor en Aranda, confirmó a través de su abogada que se tramitará una querella por calumnias e injurias contra la presidenta de la Asociación Antígona después de que ayer se ratificara en sus criticas a los futbolistas. La presidenta del colectivo, que presta asistencia a las mujeres víctimas de violencia de género, declaró cuándo se enteró que la Sociedad Deportiva Almazán había fichado a los defendidos de Navarro que «a este tipo de gentuza no se le podía ayudar» y que en Soria y en Almazán no se necesitaba «ningún tipo de violadores».

Por ello, la letrada reclamó a Baena una rectificación de sus declaraciones en los medios de comunicación, «sin ningún tipo de compensación económica», y le recriminó que ni siquiera se ha acercado a intentar hablar con ella para pedir perdón públicamente. Además, preguntó a Baena que si haría las mismas declaraciones si fueran sus hijos, ya que «no han sido condenados previamente».

Las declaraciones de la presidenta de Antígona, junto con las presiones políticas, llevaron a la S.D. Almazán a rescindir unilateralmente los contratos de los dos jugadores, según la abogada. Es por ello, que consideró que «desgraciadamente en este país se vulnera mucho la presunción de inocencia». Asimismo, preguntó quién les va a pagar a los futbolistas el daño que están recibiendo de la sociedad si finalmente resultan inocentes.

Baena mantuvo su posición porque lo dijo «conscientemente. No sabíamos que éramos tan importantes en Soria para conseguir que les rescindieran un contrato», ironizó.