El popular Javier Iglesias con la vara de mando en el Palacio de La Salina
El popular Javier Iglesias con la vara de mando en el Palacio de La Salina

Javier Iglesias, reelegido presidente de la Diputación de Salamanca

Pide la implicación de la sociedad y las administraciones para acabar con la despoblación

SALAMANCA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El recién reelegido presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, pidió este martes «la implicación de toda la sociedad y la intervención coordinada de todas las administraciones públicas» para acabar con el «desafío global» de la despoblación. Lo dijo durante la ceremonia de constitución de la nueva corporación de la institución provincial salmantina.

Tras renovar su cargo por tercer mandato consecutivo, al obtener el respaldo de los 13 diputados de su formación, Iglesias recordó que en ese trabajo «coordinado» con Gobierno de España, Unión Europea y Junta de Castilla y León, la Diputación de Salamanca cuenta en esta última institución con un «gran aliado» en la figura del candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, a quien definió como «gran conocedor de nuestra realidad y del mundo rural», y que estuvo presente en la ceremonia de constitución de la institución provincial salmantina.

Javier Iglesias pidió así su ayuda para «acabar de una vez por todas con la brecha digital» a través del «compromiso materializado en seis millones de euros» que la Diputación de Salamanca quiere desarrollar «de la mano de la Junta de Castilla y León», con el fin último de «extender la banda ancha hasta el último rincón de la provincia» salmantina.

También, contempló en su discurso Javier Iglesias las «medidas que no admiten demora para favorecer el desarrollo de la Salamanca rural», entre las que incluyó «impulsar una discriminación fiscal positiva contundente, promover reformas legislativas que se adapten a la realidad concreta del mundo rural, y mantener servicios públicos de alta calidad», algo que consideró un «desafío» ante la «fuerte dispersión y la escasez de población».