Un informe interno cuestiona la seguridad de la térmica de Compostilla

Un informe técnico cuestiona las condiciones de seguridad del grupo más viejo de la central térmica de Compostilla II, que explota Endesa en el municipio leonés de Cubillos del Sil. Los directivos de la compañía eléctrica restaron importancia a las averías detectadas en esa unidad que permanece parada, y manifestaron su intención de conectarla de nuevo hoy.

DIEGO LUIS GONZÁLEZPONFERRADA.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El centro de producción de energía eléctrica más antiguo de la central berciana, inactivo desde el lunes por la rotura de una tubería en la cámara estanca inferior, presenta, además, defectos en otros elementos más sensibles, como la turbina y la caldera.

Reunión informativa

Al menos, es la conclusión que sacaron los miembros del comité de empresa de Endesa en el Bierzo, después de una reunión con la dirección de la compañía en la zona, en la que se presentó ese informe interno sobre la situación del grupo I. Los sindicalistas creen que «hay un elevado riesgo de accidente para una veintena de trabajadores», según el presidente del comité, Juan Sobredo (CC.OO.).

Por eso, proponen dejar parada esa unidad hasta que Endesa decida cerrarla definitivamente a partir del 1 de abril, fecha en que la compañía ya había establecido como límite de la vida útil de la instalación o acometer una revisión general, que haría necesario un desembolso de unos mil millones de pesetas.

Se da la circunstancia de que el futuro del grupo I de la central térmica de Endesa en Compostilla II está cuestionado por la propia compañía eléctrica, cuya pretensión es proceder a su cierre inmediato, por considerar que no es viable económicamente al tratarse de la instalación con más edad de la central. Además en pocos años, Endesa estaría obligada a adaptar las emisiones contaminantes de esa unidad, cuya potencia se eleva hasta los 144 megawatios, a las nuevas normas medioambientales de la UE. La intención de Endesa de reducir actividad en su «buque insignia» berciano, unido a la falta de inversiones para modernizar la instalación en los últimos años, ha suscitado un encendido debate.