El fuego, de elevada toxicidad, alcanzó grandes dimensiones avivado por el viento. F. V.

Un incendio arrasa una fábrica de plásticos en la que trabajan cien personas

SERGIO CORRAL. BURGOS
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un fallo en el cuadro eléctrico pudo ser la causa que provocó ayer al mediodía un incendio en la fábrica de plásticos y PVC Molteplas, ubicada en el Polígono de Villalonquéjar y dedicada a la transformación de materias plásticas por inyección, soplado y extrusión, según señaló el propio alcalde de Burgos, Juan Carlos Aparicio, tras mantener un encuentro con uno de los propietarios de la planta.

Esta hipótesis explicaría la circunstancia de que el primer humo fue una emanación blanca y no negra, como es característico en incendios de materiales plásticos, que además son de gran toxicidad. Pese a estas circunstancias, el regidor burgalés insistió en que «será la correspondiente investigación la que esclarezca el verdadero foco que ha provocado el incendio».

Aparicio, que acudió al llegó al lugar de los hechos en compañía del Subdelegado del Gobierno en Burgos, Paulino del Valle, destacó que, una vez descartados los daños personales, la mayor preocupación es la destrucción de una «empresa importante» que emplea a un centenar de trabajadores y opera en sectores de vanguardia y de tecnología como es la manipulación de plásticos y metraquilatos.

El fuerte viento norte que soplaba en el polígono avivó el fuego con celeridad y fue el principal enemigo de los bomberos, ya que aceleró la ignición de todos los materiales plásticos y de PVC que estaban almacenados en la fábrica.Un total de treinta efectivos del cuerpo de bomberos de Burgos, cinco unidades de primera acción, una avioneta y un helicóptero procedentes de Soria, además de efectivos policiales y sanitarios participaron en los trabajos de extinción que se extendieron hasta las cinco y media de la tarde.

La toxicidad del fuego hizo que la Subdelegación del Gobierno recomendara a los vecinos de la localidad cercana de Villatoro que cerraran las ventanas de sus domicilios para evitar posibles efectos negativos respiratorios.Además, también se ordenó el corte inmediato de una línea de gas y otra de luz, cercanas a la nave industrial, para prevenir posibles incidentes.