El líder de Vox, Santiago Abascal, durante un acto de su partido en Valladolid en la pasada campaña electoral
El líder de Vox, Santiago Abascal, durante un acto de su partido en Valladolid en la pasada campaña electoral - ICAL

Elecciones municipalesHuérfanos de Vox

La formación liderada por Santiago Abascal ganó en 24 municipios de la Comunidad en las pasadas generales, pero no cuenta con candidatos a la Alcaldía en la mayoría de ellos

ValladolidActualizado:

Las urnas hablaron el pasado 28 de abril y, pese a que el tirón de Vox en la región no fue tanto como el esperado, la formación de Santiago Abascal consiguió hacerse con un diputado -por Valladolid- y subir hasta 12 puntos en porcentaje de voto respecto al 0,19 registrado hace cuatro años. Pero si en algún sitio triunfó el partido fue en 24 municipios de la región donde se colocó como la fuerza más votada. Todos ellos son núcleos pequeños del medio rural -el más grande, Castrillo del Val (Burgos), tiene 792 habitantes-, donde el escrutinio otorgó a la formación entre cuatro y 69 votos.

Estos pueblos comparten además otra cuestión: los votantes de Vox se han quedado «huérfanos» en las próximas elecciones municipales del 26 de mayo. Y es que tan sólo uno de ellos tiene candidato a la Alcaldía. Se trata de la localidad palentina de Collazos de Boedo (105 habitantes), donde el partido liderado por Santiago Abascal consiguió 30 votos -en los comicios de 2016 no logró ningún apoyo-. Buenos resultados también cosecharon en esa provincia, dónde consiguieron «votos en todos los municipio», según explica su presidenta, Sonia Lalanda.

Candidatos «con garantías»

Y con tan buenas expectativas, ¿por qué no han presentado candidatos al bastón de mando municipal en esos lugares? La respuesta pasa quizá porque cuando finalizó el plazo para presentar las candidaturas a la próxima cita electoral no se conocían los resultados de las generales.

Desde el partido apuntan también a que en algunas de esas localidades no había equipo de trabajo ni afiliados dispuestos a dar el paso. Otro de los motivos es que, al igual que ha ocurrido en otros territorios, se ha buscado formar listas «con garantías». Por ejemplo, en Palencia, Vox ha rechazado candidaturas que a la dirección no les parecieron aptas.

Fue Ávila la provincia en la que más localidades Vox consiguió ser la fuerza ganadora con un total de siete pueblos. Su dirigente provincial Germán Sánchez se mostró muy satisfecho con los resultados obtenidos. «Reflejan que la España rural y el campo están un poco cansados de las promesas eternas de siempre y de los que sólo les visitan cada cuatro años», aseguró.

«Hay que tener en cuenta sus demandas y Vox lo ha entendido así desde el principio», argumentó. La agrupación cuenta con afiliados en esos pueblos en los que ha resultado vencedora y sí se ha intentado sacar adelante allí listas, pero hay gente que prefiere «trabajar en la sombra porque quizá no se sienten preparados para dar el paso».

Sin atreverse a aventurar que pasará en los comicios del próximo 26 de mayo, lo que tiene claro el presidente de Vox Ávila es que la ciudadanía ahora les conoce más y que la campaña electoral está siendo «más cercana» que en la anterior cita con las urnas.

Ningún triunfo en Segovia

Valladolid fue la segunda provincia con más municipios en los que triunfó Vox, con cinco. Existen en esta provincia algunos casos destacados como el de la localidad de Villán de Tordesillas (128 habitantes), donde la formación de Abascal se llevó el cincuenta por ciento de los sufragios. En el otro extremo está la provincia de Segovia. Allí no consiguió imponerse en ninguno de los pueblos.