Herrera invita a Zapatero a visitar el polígono de Cubillos tras mostrarle el malestar por la agenda de su visita

La Junta suprime la presencia de Herrera en las escalerillas del avión, donde será el delegado territorial quien reciba al presidente del Gobierno

VALLADOLID. MAR GONZÁLEZ/
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidentes de la Junta, Juan Vicente Herrera llamó ayer por la mañana al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, justo antes de iniciarse el Consejo de Ministros, para expresar «el malestar» del Gobierno regional «por las formas» en que se ha organizado la visita del líder socialista a León, que comienza hoy y se alargará hasta el lunes.

En la misma comunicación, el jefe del Ejecutivo Autonómico reclamó una entrevista privada entre ambos que finalmente se celebrará pocas horas antes del regreso de Zapatero a la Moncloa. En este encuentro, y según fuentes del Gobierno Regional, el jefe del Ejecutivo Autonómico enumerará «el paquete de agravios que ha sufrido la Comunidad en las últimas fechas».

Por último, y tras el enfado que provocó en la Junta que la agenda de la visita incluyera un recorrido por un polígono industrial de titularidad autonómica, Herrera «invitó» al presidente de Gobierno a conocer estas instalaciones, situadas en Cubillos del Sil, a donde acudirán juntos en helicóptero para ser luego «guiados» por técnicos de Gesturcal, empresa encargada de las obras.

Tras la conversación, Herrera explicó en Burgos que le había manifestado al presidente que la organización de «su visita a León, y especialmente su presencia en una obra de la Junta constituye un auténtico desastre desde el punto de vista formal». En este sentido dejó claro que, «en muchas ocasiones las cuestiones de formalidad y talante influyen mucho en las relaciones institucionales y en la necesaria coordinación y cooperación entre los responsables y administraciones».

«Reorganización» de la agenda

El presidente de la Junta indicó que «lo lógico es que, teniendo interés el presidente en conocer las realizaciones de suelo industrial de la comunidad autónoma, se hubieran dirigido a la administración para propiciar esa visita». Tras la conversación telefónica, ambos presidentes acordaron «retomar las cosas en el momento y la forma en que deberían haber comenzado».

A partir de ese momento fue cuando sus respectivos gabinetes se pusieron a trabajar en la «reorganización» de la visita al polígono «para que ambos presidentes podamos compartir esa visita». El presidente de la Junta quiso dejar claro que la conversación telefónica con el presidente del Gobierno se llevó a cabo en «términos más allá de la firmeza pero dentro de la oferta permanente de diálogo» que debe primar entre las administraciones. Minutos después, el consejero de Presidencia y Administración Territorial, Alfonso Fernández Mañueco, enviaba una nueva carta al secretario general de la Presidencia del Gobierno, Nicolás Martínez-Fresno, informándole formalmente de la asistencia del presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, en la visita de las obras de Cubillos del Sil. Además, manifestó su deseo de que los fallos en la forma no se repitan en futuras ocasiones. Tras insistir en «los fallos en las formas», en la nueva misiva se destaca que el presidente del Gobierno «viene a su casa y siempre es bienvenido». Además, informa a Moncloa de que será el delegado territorial de la Junta en León el representante autonómico que recibirá a Zapatero al pie de la escalerilla del avión y no el presidente de la Junta como habían previsto desde Moncloa. Además, el consejero de Fomento y al delegado del Gobierno, asistirán a la entrega del Premio «Leonés del año 2004».

El alcalde será «hospitalario»

Por otro lado, el alcalde de León, Mario Amilivia anunció ayer que, con motivo de su visita a la ciudad, dispensará un recibimiento «cordial, hospitalario y afectuoso» al presidente del Gobierno, pese a su «descortesía» inicial hacia la Junta. El regidor leonés consideró que «a los ciudadanos no les gustan las disputas entre administraciones, sino que lo que quieren es que nos pongamos de acuerdo».

Por último, el delegado del Gobierno vio «con satisfacción» la conversación entre Herrera y Zapatero tras la reacción «un poco exagerada de la Junta». «Seguro que los dos se felicitarán de las buenas noticias que el presidente del Gobierno tiene que dar para estas tierras», concluyó Alejo.