Herrera es aplaudido por los procuradores populares en el último pleno de esta legislatura
Herrera es aplaudido por los procuradores populares en el último pleno de esta legislatura - HERAS

Herrera: «Hasta aquí llegó la marea»

el presidente de la Junta de Castilla y León, el popular Juan Vicente Herrera, se despidióa ayer de sus 18 años al frente del Ejecutivo regional y otros seis más de procurador

ValladolidActualizado:

«Bueno, pues hasta aquí llegó la marea». Con estas palabras a su salida del hemiciclo, el presidente de la Junta de Castilla y León, el popular Juan Vicente Herrera, se despedía ayer de sus 18 años al frente del Ejecutivo regional y otros seis más de procurador. Un adiós con hasta luego temporal, pues «dentro de tres meses me tocará entregar las llaves a quien venga -en alusión a quien le suceda tras las elecciones autonómicas del 26 de mayo-», que en el fondo resumía el sentir de sus señorías en el último pleno de la legislatura.

Una sesión que acabó con la aprobación sin votos en contra de la modificación de la Ley de Caza y que tuvo en la tribuna a unos invitados muy especiales, dos perros guía que son también los beneficiarios de otro de los textos que salieron adelante, relativo a las personas usuarias de canes de asistencia.

Aplauso unánime para echar el cierre a la legislatura más plural, con seis partidos (PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, IU-Equo y UPL) y cinco grupos políticos en la que las Cortes de Castilla y León han sido el «epicentro de la democracia», destacó su presidente, Ángel Ibáñez, en el adiós a un mandato que también ha sido diferente por el inesperado relevo en la recta final al frente de la Cámara tras el adiós y portazo de Silvia Clemente el pasado febrero.

Muchos besos, fotos de grupo, abrazos y lágrimas que más de uno no pudo contener en la despedida a un cubo de alabastro que algún procurador ya sabe que no va a volver a ocupar, pues no optará de nuevo a un escaño o tiene la duda de si logrará en las urnas el apoyo suficiente para ello en unas elecciones que se auguran más abiertas e inciertas que nunca.