GUILLERMO GARABITO - LA SOMBRA DE MIS PASOS

Mi casa es la tuya

«Lo más llamativo de la vivienda es Fuentes en el papel de Bertín Osborne»

GUILLERMO GARABITO
Actualizado:

Cuando uno asciende en el trabajo suele cambiar de casa, de coche y de amante. Las Cortes de Castilla y León son la casa de todos los castellanos y leoneses, repiten algunos políticos, pero el marrón le ha caído a Luis Fuentes por el pisito ese de soltero que existe en el edifico para uso del presidente. El disfrute déjenme que lo dude porque vistas las fotos, no tiene nada. Un buen frigorífico y unos techos bonitos, espero. Ahora que el sueño que tenemos los jóvenes es independizarnos -ya no una habitación propia- y seguir así al mes siguiente, fue esperanzador ver que los políticos se preocupaban por el asunto de la vivienda. Luego uno se da cuenta de que, como es agosto y son políticos, se quedan en un tuit para atizar al otro. Lo del pisito de las Cortes, que más que el del presidente parece el del ama de llaves, debería haber sido una anécdota estival, un charco más de Puente y su afición por el catálogo inmobiliario.

El piso, visto el tour que publicamos los periódicos como si fuéramos revistas del corazón, no tiene nada. Lo más llamativo de la vivienda es Fuentes en el papel de Bertín Osborne en «Mi casa es la tuya». Por no tener, no tiene ni soltero este piso de soltero. Ni siquiera tiene mal gusto, que es la decoración más típica cuando las cosas se hacen tirando del erario público. Pobre Luis Fuentes, legitimándose por un apartamento que le venía con el trabajo. Tanta explicación, en el fondo, no deja de ser una justificación más a su nuevo cargo. Un puesto que a veces parece que ni él mismo se cree. Como cuando dijo aquello de «no sé si tendré los votos de los procuradores de Cs para presidir las Cortes». Pero cuando compruebas que los tienes, o te lo crees o mejor te vas a tu casa.

Después de los dimes y diretes, todavía se puede hacer un ridículo mayor enviando a los medios un inventario con todo el contenido que había en el piso. Un listado donde se enumeran hasta los ácaros, porque ya se sabe la obsesión de esta nueva política con las alfombras. Una vocación que les hace parecer una tintorería más que un partido político.

Presumir de casa en los papeles, aunque sea como Fuentes -para decir que no hay nada de lo que presumir-, es de nuevo rico.

GUILLERMO GARABITOGUILLERMO GARABITO