El alcalde de Zamora y candidato de IU a la Alcaldía, Francisco Guarido, hace balance del Gobierno Municipal durante el último mandato
El alcalde de Zamora y candidato de IU a la Alcaldía, Francisco Guarido, hace balance del Gobierno Municipal durante el último mandato - ICAL
Elecciones municipales 26-M

Guarido tiende la mano a Cs en Zamora si «la izquierda no suma»

El alcalde cree que la formación naranja no apoyaría un gobierno «de derechas» con Vox

ZamoraActualizado:

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, hizo ayer balance del mandato en el que IU ha ostentado la Alcaldía zamorana y no quiso poner cordones sanitarios y no descartó que tras las elecciones pudiera darse incluso un pacto para gobernar con el apoyo de Cs «si la izquierda no suma». Al respecto, opinó que el partido naranja no estará dispuesto a apoyar un gobierno local de derechas conjuntamente con el PP y Vox en el caso de que pudiera darse esa posibilidad.

Guarido indicó que Izquierda Unida tiene la «mentalidad de revalidar la Alcaldía» de Zamora, aunque «si las derechas suman nosotros pasamos a la oposición, es evidente». Pese a ello, quiso aclarar que él no considera a Cs como derecha, al menos en Zamora, y por ello no cree que sea capaz de pactar con el PP y la ultraderecha. Guarido aspira a recibir votos del arco político comprendido desde el centro hasta la izquierda y del mismo modo está dispuesto a llegar a pactos con partidos de ese espectro, incluido Podemos, con el que está enfrentado. Al respecto, recordó los pactos presupuestarios de la actual legislatura con Cs y los concejales no adscritos para aprobar todas las Cuentas, excepto el de la anualidad actual, lo que achacó a que se trataba de un año electoral.

Guarido indicó que «estamos abiertos a abrir procesos de dialogo» con Ciudadanos porque en Zamora está «en ese espacio de centro», dijo tras aclarar que se refiere a la postura de Cs de la capital zamorana y «no del señor Rivera».

«Vestimos igual»

Sostuvo además que los concejales de IU no se han convertido en políticos al uso porque no han cambiado «ni en la manera de vestir ni en la de actuar» y han actuado igual cuando han estado en el Gobierno que cuando eran oposición. Al respecto, subrayó que su despacho de alcalde ha permanecido siempre con la puerta abierta y que, a diferencia de otros alcaldes, no hizo reformas en él y lo único que introdujo fue un ordenador porque al llegar le extrañó no encontrarse en el despacho con esa herramienta de trabajo «lo que es un símbolo de todos los proyectos» ejecutados. Aún así, admitió que no han podido hacer todos los proyectos prometidos. pero «no hemos incumplido nada».