La Guardia Civil descarta la desaparición voluntaria de la maestra zamorana e intensifica la búsqueda

Inquietud en su localidad natal, Villabuena del Puente, por la joven desaparecida en Huelva

Bernardo Montoya confiesa el crimen de Laura Luelmo

Actualizado:

La Guardia Civil de Huelva ha descartado la desaparición voluntaria de Laura Luelmo, la maestra zamorana de 26 años que desapareció en la localida onubense de El Campillo el pasado miércoles, y ha ampliado el radio del territorio en el que se intenta localizar a la joven.

Más de 200 personas de la Guardia Civil, Protección Civil, agentes forestales y vecinos, incluidos familiares y amigos procedentes de Zamora, buscan a Laura Luelmo con la coordinación de la Guardia Civil, cuyas unidades de investigación se ampliaron ayer con la llegada desde Madrid de efectivos de la Unidad Central Operativa (UCO).

En el dispositivo intervienen también un helicóptero, unidades caninas de Cádiz y Santiponce (Sevilla) y varios GEAS expertos en buceo de la Guardia Civil, en este último caso, para buscar en el embalse de Campofrío. «Desde un principio, nunca hemos pensado que Se haya ido voluntariamente. Se baraja la posibilidad de que haya tenido un accidente o de que haya una segunda persona implicada. Continuamos como ayer. Lo más importante es encontrar a Laura. Todavía tenemos la esperanza de encontrarla viva, que haya tenido algún accidente y que esté refugiada en algún sitio», explicó el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva, Ezequiel Romero.

«Seguimos rastreando el contorno y hoy ampliamos al radio de acción, por lo que hemos pedido que venga gente con motos y coches todoterreno. La respuesta ha sido magnífica por parte de profesionales y ciudadanos en general. La labor es coordinarlo todo para que no quede ninguna zona por mirar y recoger cuando indicio que encuentren«, subrayó, informa Ical.

Ezequiel Romero, quien indicó que no hay una «línea clara de investigación» que pueda conducir al paradero de la joven, expuso las complicaciones que presenta la zona desde el punto de vista orográfico, lo que dificulta fijar con exactitud el último punto en el que la señal del teléfono móvil de Laura Luelmo fue captada por una estación base, concretamente, el pasado miércoles, hacia las ocho de la tarde.. «Esta zona es montañosa. Una zona llaman nos permitiría dar un punto exacto a través de los repetidores pero, en este terreno, la posibilidad de localizar exactamente dónde estaba es más difícil», indicó.

Respecto a la existencia de posibles sospechosos, que ha sido recogida por las redes sociales y varios medios de comunicación, el coronel afirmó que «no hay un sospechoso numero uno» y advirtió: «Sabemos que por las redes sociales se están diciendo muchas cosas pero muchas son inciertas».

Por su parte, la subdelegada del Gobierno en Huelva, Manuela Parrado, expresó su «preocupación extrema» por la joven desaparecida y agradeció la colaboración de vecinos de los pueblos aledaños y de otras zonas, incluida la provincia de Zamora, en la búsqueda. «Estamos en las mejores manos. Los dispositivos se han ampliado enormemente», aseguró. «Estoy aquí testimonialmente, como apoyo y ayuda. Se les ha ofrecido ayuda psicológica, que saben que la tienen en cuanto la necesiten», aseguró.

La joven, maestra, de 26 años de edad, mide 1,65 metros y es de complexión delgada, según la descripción publicada por familiares y amigos en las redes sociales, se trasladó a vivir a El Campillo el pasado día 4 de diciembre para hacer una sustitución en un centro educativo de Nerva, donde empezó a trabajar la semana pasada.

Mientras, los vecinos de Villabuena del Puente (Zamora) se encuentran conmocionados y viven con preocupación e inquietud la desaparición de la joven zamorana Laura Luelmo.

La joven desaparecida desciende de esta localidad de la comarca zamorana de La Guareña, de la que eran sus abuelos maternos y de donde es también su novio, Teófilo Jiménez, según ha detallado a Efe el alcalde de Villabuena del Puente, Constantino de la Iglesia.

El máximo responsable municipal ha indicado que desde este municipio zamorano se han desplazado para incorporarse a las labores de búsqueda tanto Teófilo Jiménez como otros «tres o cuatro» jóvenes amigos de la pareja.

El alcalde ha reconocido que la desaparición ha sido «un mazazo» para todo el pueblo y ha transmitido un mensaje de ánimo y se ha ofrecido a ayudar en todo lo posible a los familiares de la desaparecida.

La joven zamorana se trasladó a principios de mes a vivir en El Campillo (Huelva), tras incorporarse para cubrir una sustitución como profesora en el Instituto de Enseñanza Secundaria Vázquez Díaz del municipio vecino de Nerva.

La denuncia por su desaparición se interpuso el pasado jueves en la comisaría de la Policía Nacional en Zamora, donde reside su familia, después de que la tarde anterior hubiera salido a correr y no hubieran vuelto a tener noticias de ella.