José Gabriel Antuñano - La sombra de mis pasos

Goteo cultural

«Castilla y León necesita un cambio radical en políticas culturales del Gobierno regional y coordinación de éstas con otras iniciativas de ámbito local o provincial»

José Gabriel Antuñano
Actualizado:

El goteo de malas noticias culturales se ha convertido en mal endémico: estos días ha trascendido que la Comunidad está a la cola en compra de libros y el cierre de galerías de arte; semanas atrás las compañías de teatro filtraban su estado de quiebra y así un largo etcétera de actividades o iniciativas relacionadas con las Artes, el Patrimonio Cultural o Monumental, que languidecen. Solo la OSCyL mantiene el tipo, no sin algún problema temporal y escaso presupuesto para su proyección más allá del ámbito geográfico comunitario y de formaciones de cámara en la propia Comunidad. La buena salud de la Orquesta se relaciona con el buen hacer de gerentes de esta, que consolidaron una estructura, difícilmente desmontable, pese a intentos de disgregarla (mejor traer buenas orquestas que invertir ocho millones de euros, fue una OPA hostil).

El Musac ocupa un lugar secundario en la red estatal de museos y carece de proyección exterior. La lista se complementa con iniciativas culturales de titularidad municipal o provincial, sometidas a vaivenes de gestión, impulsos y olvidos. La cultura en general, sus manifestaciones e instituciones culturales inciden en el desarrollo de conocimientos de los ciudadanos, marcan las señas de identidad de un territorio, mejoran el PIB y contribuyen a fijar población. Nada de esto se ha creído el presidente de la Junta con los sucesivos nombramientos de consejeras, la permanencia «in aeternum» del secretario general que goza de su confianza, y con la equivalencia de Cultura a evento o promoción del turismo. La oposición tampoco ha ayudado con iniciativas o interpelaciones. Castilla y León necesita un cambio radical en políticas culturales del Gobierno regional y coordinación de ésta con otras iniciativas de ámbito local o provincial. Ahora, en tiempo de redacción de programas electorales en los diferentes partidos, es tiempo para pensar en Cultura no en términos de gasto sino de inversión.

José Gabriel AntuñanoJosé Gabriel Antuñano