Mineros protestan ante la sede ministerial, donde gobierno, sindicatos y patronal firmaron el Acuerdo Marco para una Transición Justa de la Minería del Carbón y Desarrollo Sostenible de las Comarcas Mineras
Mineros protestan ante la sede ministerial, donde gobierno, sindicatos y patronal firmaron el Acuerdo Marco para una Transición Justa de la Minería del Carbón y Desarrollo Sostenible de las Comarcas Mineras - ICAL
Economía

Gobierno, sindicatos y patronal sellan el fin del carbón por 250 millones

La partida se invertirá durante los cinco próximos años en las cuencas mineras

MadridActualizado:

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y la de Empleo, Magdalena Valerio,firmaron ayer con representantes de UGT, CCOO y USO y de la patronal Carbunión un acuerdo para el desarrollo sostenible de las comarcas mineras hasta 2027, dotado con 250 millones de euros en los cinco primeros años.

El acuerdo, firmado en el Ministerio de Transición Ecológica, prevé prejubilaciones para los trabajadores con más de 48 años y que tengan 25 de cotización en el régimen especial o 20 trabajados, así como bajas incentivadas que variarán en función de la antigüedad, e incrementos en los casos de silicosis de primer grado.

Bolsa de empleo

Los trabajadores que no se prejubilen formarán una bolsa de empleo que gestionará el Instituto de Reestructuración de las Comarcas Mineras, con cursos formativos y acceso prioritario a puestos de trabajo relacionados con la restauración ambiental de las minas, informa Efe.

Según los cálculos de ese instituto dependiente de Transición Ecológica, serán beneficiarios de las ayudas sociales unos 600 trabajadores, y el 60 % de los empleados de las empresas mineras podrán optar por la prejubilación. Junto al fondo de 250 millones en cinco años para el desarrollo comarcal y para iniciativas empresariales, el acuerdo incluye un plan de energías renovables y la posibilidad de que el Gobierno firme contratos con administraciones autonómicas y locales para el acceso a los fondos europeos y a incentivos fiscales.

Ribera destacó la contribución social de la minería durante décadas y dijo que será imprescindible un seguimiento de los resultados del acuerdo. Agregó que el Gobierno consideraba «inaceptable» dejar «a las personas abandonadas» en «un tiempo de cambio profundo» en el sector energético.

El presidente de Carbunión, Pedro Iglesia, explicó que han accedido a firmar el acuerdo pese a que no recogen sus «planteamientos de futuro» e indicó que «como empresarios» no aceptan «el fin de un sector que creó riqueza y sigue creando riqueza». En representación de UGT, Pedro Luis Hojas dijo que el acuerdo se ha conseguido a pesar de que había «muchos agoreros» y consideró que el sector «tiene que verse recompensado para no quedar en el olvido». Agustín Martín, de CCOO, apuntó que el acuerdo «intenta superar una época de incumplimientos de los gobiernos anteriores y de abandono de las empresas de la minería».