El Gobierno pide a las mineras que almacenen el carbón

DIEGO L. GONZÁLEZ | PONFERRADA
Actualizado:

El Gobierno central estableció ayer un plazo de «una o dos semanas» para solucionar los actuales problemas de suministro de carbón a las centrales térmicas y de funcionamiento de esos centros de producción de energía. Después del anuncio realizado por Endesa el viernes de que no recibirá más carbón nacional en la central de Compostilla II, ubicada en la localidad leonesa de Cubillos del Sil, a partir del lunes debido a la bajada en la demanda de energía, el Ejecutivo se ve obligado a actuar. De hecho, responsables gubernamentales han contactado en las últimas horas con los empresarios y los sindicatos mineros para abordar el tema.

Entre la parte social, demandan tranquilidad. El responsable provincial de la Federación de Industria de CC.OO. en León, Alberto González Llamas, confirmó ayer que el Gobierno ha fijado un horizonte de «una o dos semanas para que esto quede resuelto. No se nos dice cómo. ¿Estudiar la recuperación de los incentivos para el consumo de carbón autóctono? Supongo que sí, pero deben estar estudiándolo, como demandamos los sindicatos, para que no haya problemas en el futuro». Aún así, el sindicalista reconoció que si se agota este mes de julio sin solución, podrían surgir movilizaciones en las cuencas mineras, por el riesgo de que se dejen de cobrar los salarios

En ese ámbito, González Llamas apuntó que la patronal minera tendrá que seguir sacando carbón y almacenarlo en sus propias instalaciones. Así lo ha demandado también el Gobierno en sus contactos con los empresarios. «Ellos tendrán que contribuir. Es cierto que estamos ante un momento anómalo, pero tendrán que seguir sacando carbón». Esperan que no haya incidencia «ni repercusiones» en el pago de salarios a los mineros.

«Consecuencias para todos»

Por su parte, el comité de empresa de Endesa en el Bierzo ha solicitado una reunión urgente con la dirección de la compañía, para conocer, de primera mano, los motivos del cierre del parque de carbones de Compostilla y determinar sus repercusiones entre los trabajadores de la térmica. El presidente del comité de empresa de Endesa, Juan Sobredo, asume que acabará «teniendo consecuencias para todos» y muestra su temor de que la compañía eléctrica llegue a plantear alguna regulación de empleo en la central.

Desde el ámbito político, el coordinador provincial de IU en León, Miguel Ángel Fernández, volvió a reclamar la «nacionalización de la minería y los sectores energéticos, que resultan especialmente sensibles a este tipo de incidencias». Mientras, el modesto Partido Regionalista del Bierzo culpó a las formaciones mayoritarias de la situación, porque el «PP privatizó Endesa y el PSOE facilitó su control por parte de la italiana Enel».