F. HERAS  Los once tantos de Eric Gull fueron fundamentales en el triunfo pucelano
F. HERAS Los once tantos de Eric Gull fueron fundamentales en el triunfo pucelano

Los «gladiadores del Pisuerga» noquean sin piedad al Monttpellier

PACO IZQUIERDOVALLADOLID. El Monttpellier llegó a Valladolid como favorito. Como un equipo temible, rocoso, plagado de figuras y con una Copa de Europa en sus vitrinas. Incluso con la lección bien

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

PACO IZQUIERDO

VALLADOLID. El Monttpellier llegó a Valladolid como favorito. Como un equipo temible, rocoso, plagado de figuras y con una Copa de Europa en sus vitrinas. Incluso con la lección bien aprendida de como detener el juego del BM Valladolid. Pero no contaron con las sorpresas del «mago» Pastor. Tampoco con el lanzamiento del «látigo» Gull, ni con las paradas del «pulpo» Sierra. Y por ello regresaron a la capital gala con nueve goles de desventaja (34-25) en el gol average particular entre los dos favoritos del grupo H de la Champions.

Y eso que el partido empezó con pequeñas diferencias en el marcador del lado francés. La defensa mixta que colocó el técnico del Monttpellier, Patrice Genayer, sobre Chema no dejó que los pucelanos imprimieran ritmo al choque y en el minuto 9 el resultado era de 2-4. Además, el ataque estático castellano no funcionó en esos minutos, pero pronto las cosas cambiaron.

Los pucelanos usaron una férrea defensa para atajar la primera línea gala y sus lanzadores brillaron por su ausencia. Poco a poco el BM Valladolid sacó sus armas -velocidad en ataque y anticipación en la retaguardia- y en el minuto 13 se colocaron por delante (6-5). Además, el brazo de Gull se calentó y con las primeras apariciones de Sierra en la portería, los de Pastor se fueron con cuatro goles de ventaja al descanso (17-13).

Recital vallisoletano

Tras el tiempo de refresco, el partido cambió. Pero no a peor, sino todo lo contario. Sierra empezó su recital particular -detuvo hasta cinco penaltis al Monttpellier-, mientras que los lanzamientos de Gull -seis en este periodo y cinco en el primero- batían una y otra vez la meta visitante.

Por si fuera poco, Asier Antonio y Víctor Hugo fabricaron una muralla infranqueable en defensa y así, en el minuto 41, la ventaja era de siete tantos (24-17). Pareció suficiente, pero los «gladiadores del Pisuerga» quisieron más. En el bando galo, sólo funcionó el contragolpe, bien finalizado por el tunecino Hmam. Un sistema insuficiente para detener el vendaval pucelano que en el minuto 51 vencía por diez goles (31-21).

Aunque hubo una pequeña reacción del Monttpellier -parcial de 0-4 que colocó el 31-25-, un tiempo de Pastor puso de nuevo las cosas en su sitio para que el Valladolid hiciera un 3-0 y cerrara el choque con el 34-25. Un resultado que aupa, de momento. a los de Pastor al liderato de su grupo en la Champions con tres victorias en su casillero.

BM VALLADOLID34

MONTTPELLIER HV25

Valladolid (17+17): Sierra, Velasco (3), Chema Rodríguez (5), Garabaya (5), Gull (11,3p), García Parrondo (2), Muratovic (2) -siete inicial -, Asier Antonio, Víctor Hugo, Rentero (2), Eduard Fernández (4) y Akos Kis.

Monttpellier (13+12): Karaboue, Krantz (2), Tej (1), Dole, Guigou (3), Juricek (4), Hmam (9,1p) -siete inicial-, Burdet (1), Bojinovic (3,1p), Honrubia (1), Anquetil (1), Sioud y Maggaiez (ps).

Parciales: 2-1, 3-4, 7-5, 10-8, 14-10, 17-13;

19-16, 23-17, 28-19, 30-21, 31-24, 34-25.

Árbitros: Frank Lemme y Bernd Ullrich (Alemania). Expulsaron dos minutos a Muratovic, Garabaya, Eduard Fernández, Roberto, Juricek, Hmam, Burdet y Anquetil.