Santamaría, con los compromisarios del PP de Valladolid
Santamaría, con los compromisarios del PP de Valladolid - ABC

Gestos que «retratan»

Salvo excepciones, la mayoría de los populares esquiva la orientación de su voto

M.S
VALLADOLIDActualizado:

Un voto silencioso, casi mudo, secreto y con ánimo de que siga siéndolo. Así se movían ayer los populares de Castilla y León en el Congreso Nacional del PP del que saldrá como presidente Soraya Sáenz de Santamaría o Pablo Casado. Muy pocos, casi ninguno, se atrevía en los amplios pasillos del hotel en el que se celebra el cónclave a confesar cuál iba a ser la orientación de su voto, por mucha que fuera la sospecha o la evidencia, tal vez porque la gran pregunta suspendida en el aire era el clásica «¿cómo lo ves?» para la que nadie se atrevía a dar una respuesta certera. Sólo la euforia de cruzarse con los candidatos hizo a más de uno retratarse, como ocurrio con parte de la delegación de Valladolid, con su presidente provincial, Jesús Julio Carnero, a la cabeza, que se fotografió con Santamaría, aunque alguno reconoció después que se encontró con la foto. El caso es que entre los compromisarios de Castilla y León pocos se aventuraron a dar un ganador. Sólo la presidenta de las Cortes autonómicas, Silvia Clemente, se mostró convencida de que Pablo Casado sería el triunfador. Para el resto, muchas dudas e incertidumbres a la espera, en bastantes casos, de conocer la composición de los equipos —Comité y Junta Directiva— que formarán cada uno de los candidatos para comprobar quién está y quién no antes de decidir el sentido del voto. Y eso que los partidarios del palentino Pablo Casado (en grupo), dieron ayer muestras de un mayor entusiasmo, sobre todo después de que la intensidad con la que fue recibido en el salón fuese superior a la de la vallisoletana Soraya Sáenz de Santamaría.

Pero hasta que los aplausos se transformen en votos, los 350 compromisarios de Castilla y León vivieron una tarde de emociones en la que las lágrimas rodaron sin tregua por más de un rostro. Al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, sentado junto al de la Xunta de Galicia, Alberto Nuñez Feijóo y justo detrás de Rajoy, se le vio aplaudir con ganas al ya ex presidente nacional del PP que tuvo para él una tarde en clave de homenaje y agradecimientos. En ese escenario de reconocimiento se proyectó un vídeo con momentos y vivencias de Rajoy durante sus años como presidente del Gobierno y del PP. Y entre esos, uno de sus viajes a la provincia de Segovia con un campo sembrado de alcachofas como testigo.

Poco después de las siete y media concluyó la primera jornada del Congreso tras la emotiva despedida de Mariano Rajoy. Se abrió, entonces, el plazo para la presentación de candidaturas y toda una noche para negociar y llegar a acuerdos que hagan que la balanza se incline definitivamente hacia un lado u otro.