El ministro Íñigo de la Serna, en la presentación del proyecto de la línea AVE Burgos-Vitoria
El ministro Íñigo de la Serna, en la presentación del proyecto de la línea AVE Burgos-Vitoria - EFE
Sociedad

Fomento reconoce otro retraso en la llegada del AVE a Burgos

El ministro Íñigo de la Serna explica que existen «algunas deficiencias» que se deben subsanar antes de acabar el proyecto

BurgosActualizado:

La alta velocidad ferroviaria no llegará a Burgos en el verano de 2018. Volverá a retrasarse por tercera vez. Primero fueron problemas técnicos con el proyecto, después dificultades de acuerdo con las empresas que realizan las obras, y ahora por «algunas deficiencias» que se deberán subsanar antes de dar por finalizada la obra y empezar las pruebas previas a la puesta en servicio definitiva para los viajeros. Fue el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, el encargado de entonar ayer el «mea culpa» y anunciar que las obras sí terminarán el próximo verano, incluso puede que se adelanten algo, pero sigue sin haber fecha definitiva para el final del proyecto.

Mientras tanto, ya ha finalizado la redacción del proyecto para el siguiente tramo del AVE hacia la «Y» vasca, entre Burgos y Vitoria. El proceso de información pública y evaluación de impacto ambiental de este proyecto comenzará el próximo 10 de enero, al día siguiente de que el ministro Iñigo de la Serna cumpla su compromiso de presentar el proyecto también en Vitoria. El coste será de entre 1.185 y 2.000 millones de euros en función de las alternativas que finalmente se elijan en algunos de los tramos y el ministro aseguró en Burgos que mantiene el objetivo de «intentar» que las obras del tramo coincidan en fecha de finalización con la de la «Y» vasca, que se estima para 2023.

En el proyecto se han concretado algunas de las decisiones pendientes para este tramo, como la conexión de la alta velocidad con la variante ferroviaria de Burgos y el paso por la localidad de Pancorbo, que se realizará por un lugar alejado de las actuales vías del tren.

Miranda de Ebro

Sin embargo, sigue habiendo incógnitas importantes, como el trazado del AVE por la localidad de Miranda de Ebro, que en ningún caso tendrá paso directo por la ciudad, con la que estará conectado por un «bypass», una especie de lanzadera. De la Serna explicó que se mantendrá al menos la misma frecuencia de paradas de trenes que hay actualmente en el municipio burgalés, aunque el trazado definitivo no se determinará hasta que se conozca el resultado del proceso de información pública, dado que las alternativas que se barajan tienen un coste y un duración del recorrido muy similares.

También quedará pendiente la mejora de la línea de mercancías de Burgos a Vitoria que se mantendrá en una tercera vía, respetando el trazado actual. De la Serna afirmó que esa vía quedará en servicio pero requerirá pasar de ancho ibérico a ancho mixto para el transporte internacional. Aunque no hay fecha para ese proyecto, el ministro aseguró que la posible solución se tratará antes con la Junta de Castilla y León y el Gobierno vasco.

Donde el ministro arrojó un jarro de agua fría fue en cuanto a la posibilidad de reabrir para mercancías el tramo de ferrocarril directo Madrid-Aranda-Burgos. De la Serna aseguró que es una posibilidad no descartada y explicó que en noviembre recibió un estudio muy favorable del Ayuntamiento, la Diputación y empresarios de Burgos.

Sin embargo, a renglón seguido fue desgranando una serie de fallos en el estudio, algunos de cuantía importante, y pidió «prudencia» a quienes lanzan las campanas al vuelo en base a un estudio en el que hay «muchos fallos e imprecisiones».