Sucesos

La Fiscalía pide 13 años de inhabilitación para el alcalde de Cacabelos por prevaricación

Será juzgado por no permitir la incorporación del interventor una vez finalizada su situación de incapacidad temporal

LeónActualizado:

El alcalde de Cacabelos (León), el socialista Sergio Álvarez, será juzgado el próximo lunes, 29 de octubre, por la Audiencia de León como presunto autor de un delito de prevaricación administrativa, al no permitir la incorporación del interventor una vez finalizada su situación de incapacidad temporal.

En su escrito de calificación provisional, el fiscal solicita para el munícipe su inhabilitación por espacio de 13 años, tal y como resalta el concejal no adscrito Adolfo Canedo Cascallana, quien, a través de un comunicado recogido por Ep, se muestra «satisfecho» por el juicio ante la situación que, según refiere, está viviendo la localidad desde el inicio de este mandato del «gobierno tripartito de extrema izquierda, de ilegalidad permanente frente al ordenamiento jurídico, manteniéndose en la imposición del peso de los votos, siete son más que seis, paraimponer sus caprichosas decisiones».

La razón por la que será juzgado el próximo lunes Sergio Álvarez, tal y como añade el edil no adscrito, «no es más que otro de sus caprichos de niño malcriado», al impedir el acceso a su puesto de trabajo al interventor titular.

«Una vez finalizada la situación de incapacidad temporal por contingencias comunes, se encuentra de nuevo en situación de activo con todos los derechos inherentes; no permitirle la reincorporación supone una remoción de facto de su puesto de trabajo», critica Canedo Cascallana.

«Sergio Álvarez, sin seguir el procedimiento legalmente establecido y careciendo de toda competencia para tomar la decisión de suspender en el ejercicio de su cargo al interventor titular, está tomando una decisión injusta a sabiendas de que la está tomando, lo que es constitutivo de undelito de prevaricación», como así se recoge tanto en las conclusiones de la Fiscalía como en el auto de apertura de juicio del Juzgado de Instrucción número 8 de Ponferrada.

«Si las mentiras fueran delitos, Sergio Álvarez, Susana Vila y los concejales del gobierno tripartito que los mantienen ya habrían sido juzgados y posiblemente condenados, no una o dos veces, sino, trece veces trece», concluye Canedo Cascallana.