ICAL

Un ensayo clínico pionero cura un tipo de ceguera con 500 afectados al año

La terapia desarrollada por la UVA aplica células madre procedentes de la médula ósea

Valladolid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cerca de 500 personas al año en España ven como la superficie de la cornea que está en un proceso de renovación constante en un ojo sano empieza a presentar una deficiencia de células madre. Ello desemboca en una gran úlcera que lleva finalmente a la ceguera. Habitual en adultos jóvenes (de entre 35 y 55 años), las causas son múltiples. No es una enfermedad en sí, sino una consecuencia de quemaduras químicas (generalmente por accidentes laborales en la industria), enfermedades inflamatorias inmunes o infecciosas cirugías o abuso de las lentes de contacto. Hasta ahora condenados a perder la visión, un ensayo clínico pionero en el mundo y desarrollado bajo en paraguas de la Universidad de Valladolid ha conseguido unos resultados del 86 por ciento de éxito devolviendo la vida a la vista de estos pacientes a través de células madre mesenquimales precedentes de la medula ósea.

En concreto, el ensayo se ha desarrollado de la mano del Instituto de Oftalmología Aplicada (IOBA) y el Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM). El primero de ellos arrancó las investigaciones hace ya quince en el laboratorio y no fue hasta hace ocho cuando empezaron a aplicar en pacientes un tratamiento con células madre procedentes de un ojo sano del propio paciente o en su defecto de un cadáver. Una terapia que era «costosa» y requiere de una medicación inmunodepresora para evitar el rechazo. De ahí, que pensarán a en un nuevo método que eliminara estos dos inconvenientes y la dificultad de dar con donantes, y el IOBA se fijó en las células madre procedentes de la médula ósea que se estaban utilizando para la regeneración de otras partes del cuerpo, como los huesos. Es ahí donde entró en juego el IBGM, experto en la materia, explicó la coordinadora del ensayo, Margarita Calonge.

El ensayo ha abarcado a 67 pacientes -quedan ocho pendientes- de distintas comunidades, que ya habían agotado otras modalidades terapéuticas y sólo cabía realizarles este tipo de terapia. En ellos se aplicaron las dos opciones, la nueva y la antigua. Los resultados arrojaron un 86 por ciento de éxito en el primer caso y un 78 en el segundo. En esos supuestos, pasados seis meses pudieron comprobar que el paciente había recuperado la visión.

Desde el IOBA ya han iniciado los trámites para que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios dé autorización para su uso. Para entrar en el catálogo de la sanidad pública debería recibir el visto bueno del Ministerio. Por su parte, el consejero del ramo, Antonio Sáez, ya señaló ayer que la Junta incorporará este tratamiento «sin ninguna duda».

============D00 Subtit 14 (138081240)============