Protestas contra el cierre de la central térmica de Compostilla
Protestas contra el cierre de la central térmica de Compostilla - ICAL

Endesa solicita oficialmente el cierre de la central de Compostilla

La petición incluye un plan de futuro con un importe total de 240 millones de euros

PonferradaActualizado:

Endesa presentó ayer, en el Ministerio para la Transición Ecológica, la solicitud oficial de cierre de la central térmica de Compostilla II, ubicada en la localidad berciana de Cubillos del Sil (León). Esta petición incluye un plan de futuro, con inversiones por un importe total de 240 millones de euros: destaca una apuesta por la energía solar y el establecimiento de un almacén de piezas para sus parques eólicos, en el actual emplazamiento de la planta.

La decisión fue confirmada por la dirección de Endesa, y se justifica en la obligación de abordar «elevadas inversiones (para evitar las emisiones contaminantes) cuya recuperación es imposible en las condiciones regulatorias y de mercado tanto actuales como previsibles. Más imposible aún sería la recuperación de las inversiones necesarias para cumplir con los límites», determinaba la compañía eléctrica en un comunicado. Como complemento, Endesa anunció la presentación de un programa que pretende compensar los efectos del cierre, con medidas que promuevan el desarrollo de actividad económica y la creación de empleo. Para el Bierzo, cita un estudio para la implantación de parques solares de hasta 300 megawatios fotovoltaicos en el área cercana a Compostilla, que supondrían una inversión de unos 240 millones de euros. No obstante, la cifra está lejos de los 800 millones que se barajan para el entorno de la térmica de Andorra, en Teruel, donde Endesa se propone desarrollar hasta mil megawatios de nueva potencia solar. Además, en Cubillos, se plantea establecer un centro logístico que dispondrá de dos naves de más de diez mil metros cuadrados de superficie, y podrá alcanzar un volumen anual de operaciones por valor superior a los 31 millones de euros. Se calcula que las obras de construcción de dichas infraestructuras necesitarán 650 empleos, pero sólo quedarán 22 trabajadores para tareas de mantenimiento.

Además, Endesa asegura el empleo de las 166 personas de su plantilla y dará prioridad a los trabajadores de sus compañías auxiliares para el desmantelamiento. Finalmente, la empresa eléctrica anuncia un proceso participativo para que empresas, instituciones y otros agentes puedan presentar proyectos de inversión en el propio emplazamiento de sus térmicas, así como un concurso de ideas para definir posibles usos futuros del terreno de la central de Compostilla.