Endesa invertirá 500 millones en León para capturar y almacenar CO2

Endesa invertirá 500 millones en León para capturar y almacenar CO2

Actualizado:

ICAL

Tómás Villanueva, primero por la derecha, ayer durante su visita a la central térmica de Compostilla

DIEGO L. GONZÁLEZ

PONFERRADA. La empresa Endesa garantiza una inversión de 500 millones de euros para implantar en el Bierzo, sus iniciativas de investigación y experimentación en la captura de los gases contaminantes de CO2. De este modo, la central térmica de Compostilla II, en Cubillos del Sil, se convertirá en centro de referencia a nivel europeo y mundial para producir energía contaminando menos; quemando carbón, pero más limpiamente.

El director general de Endesa Generación, Manuel Morán, anunció ayer en El Bierzo esta iniciativa y detalló aspectos del proyecto al consejero de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y León, Tomás Villanueva, en visita a ese complejo de producción eléctrica, que es la segunda térmica más grande de España, con una potencia total de 2.300 megawatios instalados.

A corto plazo, en la central berciana se revisarán y aplicarán las distintas tecnologías disponibles para quemar el carbón y separar los gases de CO2, en un grupo que dispondrá de una potencia de 500 megawatios. Al tiempo, la compañía eléctrica desarrollará una prospección en yacimientos geológicos del norte de Castilla y León -no concretó donde-, para conocer si pueden servir para almacenar ese CO2. «No se trata de minas antiguas», según aclaró Manuel Morán, sino formaciones geológicas adecuadas para ello en el subsuelo.

El directivo de Endesa reiteró que la térmica berciana se convertirá en «centro de referencia» a nivel europeo a la hora de producir energía eléctrica con menor contaminación a la hora de quemar el carbón, por lo que despejó así las dudas sobre el hecho de que estas inversiones se fueran para otros puntos del país.

Prospecciones geológicas

Manuel Morán garantizó que la central térmica de Cubillos del Sil acogerá esos centros de investigación, al mismo tiempo que la compañía eléctrica desarrollará prospecciones en yacimientos geológicos del norte de Castilla y León para conocer si servirían para el almacenamiento del CO2 capturado a la salida de las chimeneas tras la combustión del carbón. Esta opción vendría a garantizar la rentabilidad de esta nueva planta de Compostilla, que tendrá una potencia de 500 Megavatios.

«La planta, en cualquier caso, creemos que puede ir adelante; si además tenemos resultados positivos concluyentes sobre capacidad de almacenamiento concreta en estas zonas que digo que vamos a investigar, incluso esto se escalaría industrialmente a plantas mucho más grandes, también aquí», manifestó el director general de Endesa-Generación.

El consejero de Economía y vicepresidente del Gobierno autonómico confesó su satisfacción por este anuncio y avanzó el interés de la Junta de Castilla y León para que sea «uno de los doce centros reconocidos oficialmente en la Unión Europea. Ya hemos pedido el respaldo del Gobierno de España y vamos a trabajar todos juntos», aseguró el mandatario castellano y leonés.

Durante su recorrido por la central de Compostilla, Villanueva, acompañado por la viceconsejera de Economía, Begoña Hernández; el director general de Energía y Minas, Ricargo González, y el delegado territorial de la Junta, Eduardo Fernández, pudo conocer las nuevas plantas de desulfuración para quemar carbones con alto contenido en azufre. Tomás Villanueva consideró que son un ejemplo de que la reestructuración de la minería «se está superando bien» y de que el carbón sigue teniendo futuro.