La eliminación del Impuesto de Sucesiones supondrá un ahorro a las familias de 144 millones en 2007

J. M. AYALAVALLADOLID. La eliminación el próximo año del Impuesto de Sucesiones para herencias directas -entre padres e hijos y cónyuges- se traducirá en un ahorro de alrededor de 144 millones de

J. M. AYALA VALLADOLID.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La eliminación el próximo año del Impuesto de Sucesiones para herencias directas -entre padres e hijos y cónyuges- se traducirá en un ahorro de alrededor de 144 millones de euros en las familias de Castilla y León, según avanzó ayer la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, quien recordó que la supresión del tributo era «un compromiso de Juan Vicente Herrera para esta legislatura». Además, el Anteproyecto de Ley de Medidas Fiscales para 2007, que presentó en la Consejería que dirige, recoge también la previsión de que alrededor de 170.000 personas obtendrán beneficios fiscales en la Comunidad Autónoma por un importe de 246,5 millones de euros, un 76 por ciento más que en el ejercicio anterior.

Del Olmo explicó la «doble motivación» para dejar sin efecto un tributo que había visto reducir sus tramos en los últimos años. «Se trata de un impuesto muy discutido, porque el fallecido ya ha pagado impuestos sobre sus rentas y, tras su muerte, sus familiares vuelven a pagar», explicó la consejera de Hacienda, que convino que el hecho de que en comunidades limítrofes como el País Vasco, Navarra y La Rioja ya se hubiera suprimido el impuesto puede provocar el cambio de domicilio de empresas y ciudadanos castellano y leoneses.

Otra de las novedades que aparece en el anteproyecto, que será remitido de inmediato al Consejo Cconómico y Social (CES) para su dictamen, es la reducción de diez a cinco años del plazo de mantenimiento de lo adquirido en las donaciones de empresas familiares. Se amplía asimismo de 35 a 36 años la edad máxima de los jóvenes para aplicar la bonificación sobre las donaciones que se realicen a descendientes para la compra de su primera vivienda. Una medida que, según la consejera, obedece al criterio de homogeneizar los tramos con el resto de líneas en materia de vivienda que desarrolla la Junta.

Se actualizarán, con un incremento del dos por ciento, las deducciones del IRPF en concepto de familia numerosa, nacimiento o adopción de hijos, adopción internacional, cuidado de hijos menores, mayores dependientes y alquiler de vivienda habitual. La misma deflactación se producirá en casinos por la tasa fiscal sobre el juego.

Mientras, para obtener la deducción en contribuyentes de 65 años o más afectados por minusvalía se elimina como requisito la necesidad de ayuda de terceras personas.

En suma, se contempla un incremento con respecto al actual ejercicio del 127,86 por ciento en las cantidades previstas para el apoyo a la familia -163,91 millones-, un 82,99% en el apoyo al empleo -18,49 millones-, un 10,64% en el apoyo al patrimonio histórico -0,52 millones- y un 10,45% en las ayudas a la vivienda -63,62 millones-.

Ante la posibilidad de que el Gobierno aprueba el próximo 1 de enero la nueva ley del Impuesto sobre la Renta, el Anteproyecto presentado ayer contempla varias disposiciones transitorias para que si se aprueba la norma nacional -que prevé subir la base imponible- «nadie en Castilla y León deje de acogerse a los beneficios fiscales regionales que les corresponde con anterioridad a esa nueva ley», según resaltó del Olmo.

Por otro lado, la consejera aseguró que la Junta no eliminará el próximo año las ayudas a las empresas como consecuencia del nuevo período de fondos europeos, aunque sí reconoció que la menor recepción de fondos de la UE puede provocar la reducción en algún tipo de las ayudas. «En el Presupuesto de 2007 aparecerán cuentas interesantes para ayudar a las empresas», avanzó Del Olmo, quien insistió en que esa línea se reducirá de forma gradual en la medida en la que se vaya mermando el montante transferido desde Bruselas a Castilla y León.