Ricardo Díez, a sus 89 años, está dispuesto a revalidar su mayoría absoluta
Ricardo Díez, a sus 89 años, está dispuesto a revalidar su mayoría absoluta - ICAL

Elecciones 26-MCuando las ganas pesan más que los años

Alcaldes desde los años 60 y 70 de distintas siglas, un empeño en común les sigue animando a presentarse: continuar mejorando sus municipios

ValladolidActualizado:

Llegó a la política de manos de un tío suyo, que le «metió» a concejal para poco tiempo después, tras morir repentinamente la persona que había sido asignada como alcalde, asumir las labores de primer edil del municipio segoviano de Castillejo de Mesleón (Segovia). De ello hacen ya 56 años y hoy Ricardo Díez Pascual es el más longevo y veterano de los alcaldes de España. A sus 89 años, este segoviano vuelve a encabezar la lista popular de cara a los comicios municipales del próximo 26 de mayo dispuesto a revalidar su mayoría absoluta. Confiesa que después de un «serio» achaque este pasado invierno no tenía intención de volver a presentarse, y que fue el partido el que le animó y finalmente le plantó en la candidatura. Sin embargo, su veteranía y las vicisitudes propias de su edad no le restan ganas, sino todo lo contrario: «Quiero seguir haciendo cosas que siempre faltan por hacer», afirma con rotundidad, recordando que gracias a los extranjeros su municipio es uno de los pocos que ha ganado población en la provincia en los últimos cuatro años.

En esta ocasión, el experimentado candidato popular tendrá que medir sus fuerzas contra el PSOE, Ciudadanos y Centrados -una nueva formación segoviana-, y nos confiesa que alguno de sus rivales pertenecen a su misma familia: «¡Se presentaron porque en un principio no pensaba hacerlo yo!». Lo cierto es que nunca había tenido tantos y este hecho, a su juicio, hace la política más «enredosa»: «Últimamente, parece que todo el mundo se cree el mejor», sostiene quien desde 1991 se presenta por el PP -antes lo hizo por la UCD y Coalición Popular-.

José Luis Rico (PSOE): «Los políticos de las grandes esferas hablan ahora mucho de despoblación, pero dan pocas soluciones»Julio González (PP): «Algunos servicios que hace 40 años nos parecían un lujo ahora nos resultan una necesidad»

No obstante, pese a la cantidad de rivales se muestra optimista, aunque «no convencido del todo». Sean cual sean los resultados en Castillejo, sí espera que en Castilla y León «gane el PP» y no se repita el fracaso de Pablo Casado en las generales, que achaca a la «revolución» que hizo en el partido. ¿La pista que le lleva a ese optimismo? Entre otras, «que en Segovia tiene candidaturas en todos los pueblos».

Aunque sí el más veterano, el de Castillejo no es el único alcalde que lleva décadas ejerciendo. Tanto Julio González (PP) en el municipio leonés de Valdepiélago, como José Luis Rico (PSOE) en Marzales (Valladolid) sumarán, si ganan estos comicios, 44 años con el bastón de mando. Aunque de distinto signo político, un empeño en común les sigue animando a presentarse: las ganas de continuar mejorando sus municipios.

«Llevo 40 años trabajando por un municipio que no tenía nada y quiero seguir haciéndolo», explica Julio González, quien cree que volverá a ganar al PSOE y se pone como objetivo «conservar lo ya conseguido y tratar de construir cosas que ahora no tenemos». Recuerda que cuando llegó en 1979 «no había agua, ni luz ni alcantarillado» en ninguno de los núcleos de población en los que estaba diseminado Valdepiélago. «Hoy todos los pueblos gozan de esos servicios elementales obligatorios y lo que hace 40 años nos parecía un lujo ahora nos parece una necesidad». El candidato espera «lo mejor para el PP y, por supuesto, para Castilla y León, en las próximas autonómicas» y ve la política «muy dividida» con tanto partido.

Ricardo Díez (PP): «Tanto partido hace la política más enredosa. Parece que todo el mundo se cree el mejor»

Para José Luis, el candidato socialista en Marzales, el hecho de que exista tanta formación es democrático «aunque hay alguno con cosas que nos trasladan a lo que pasamos anteriormente que no quiero ni recordar». No se declara ni sanchista ni a favor de «otro» PSOE, siglas bajo las que concurre desde el principio porque «he sido siempre trabajador y lo más lógico para mí era el PSOE por ser obrero y español». Son aún muchas las tareas pendientes en su municipio pero una prioridad por encima de todas: «Nos hacen falta vecinos. Los políticos de las grandes esferas hablan ahora mucho de despoblación, pero soluciones, pocas».