José Gabriel Antuñano - El callejón del gato

Efecto Clemente

«Ni ella ni Pablo Yáñez ni Luis Fuentes detectaron los rechazos que levantaba»

José Gabriel Antuñano
Actualizado:

Silvia Clemente con indudables cualidades políticas y gestión eficaz bien vendida, durante los años en el gobierno de la Junta, se ha movido en el filo de la navaja. Con ambición política, escribo en positivo, supo ganarse la confianza de Juan Vicente Herrera hasta convertirse en la niña bonita de sus gobiernos, pese a las advertencias de algunos consejeros. El presidente confiaba ciegamente en ella y desoyó consideraciones negativas. Todo marchaba viento en popa para Clemente, hasta que comenzó la legislatura que finiquita, en la que el vicepresidente, junto a otros, aconsejó colocarla en la jaula de oro de la Presidencia de las Cortes regionales. De esta «vía muerta» acertó a salir imprimiendo un marchamo personal y marcando distancias con el Ejecutivo, incluido su otrora protector. Esperó al relevo en la presidencia del partido y tras recontar apoyos, no dio el paso hacia adelante, pero apostó por Alfonso Fernández Mañueco, distanciándose más de la Junta, que apoyaba a Antonio Silván.

Las maniobras de las últimas semanas son de sobra conocidas. Calculó mal. Ni ella, ni Pablo Yañez ni Luis Fuentes, otro perdedor en esta crisis que la lógica debería apartar de cualquier lista de Ciudadanos porque resta, detectaron los rechazos que levantaba. Por las carambolas de la política y la sagacidad de Mañueco, que sabe esperar y mover hilos, el PP ha conseguido un doble efecto: romper a Cs, cuya desafortunada jugada les pasará factura en las generales con trasvase de votos hacia los populares, y alejar de su partido a Clemente, que, de momento, se queda sin pisar tierra firme.

Tras salir publicada la irregularidad de los cursos de equitación, situando el foco en la expresidenta y Cs, el PP deberá cuidar no ahondar en esta cuestión por el efecto boomerang, pues no hay que olvidar que la equitación la practicó mientras era consejera de Herrera. Que el efecto Clemente contra Ciudadanos siga en las autonómicas, dependerá de la estrategia de Igea y de la capacidad de la formación naranja para tragarse el sable.

José Gabriel AntuñanoJosé Gabriel Antuñano