Tanatorio El Salvador de Valladolid, investigado por presunta estafa
Tanatorio El Salvador de Valladolid, investigado por presunta estafa - EFE

El dueño de la funeraria El Salvador acusa del cambio de ataúdes al trabajador que denuncio el caso

En su declaración ante el juez resalta que a la mayoría de la familias ven cómo se introduce el féretro en al horno

ValladolidActualizado:

El dueño de la funeraria El Salvador, Ignacio Morchón, ha culpado en su declaración ante el juez del cambio de ataúdes al trabajador que presuntamente destapó la estafa, a la vez que sostuvo que la mayoría de las familias ven cómo el féretro se introduce dentro del horno. En la declaración en sede judicial a la que tuvo acceso «Espejo público», el programa matinal de Antena 3, Ignacio Morchón sostuvo que el trabajador que denunció la estafa le intento chantajear cuando se acercaba su jubilación al pedir una cantidad de dinero, amenazándole con denunciarle ante la Fiscalía si no accedía a su petición.

A su vez, insistió que la funeraria no podía mover un cuerpo sin la autorización de la familia y recalcó que muchas familias permanecen al lado del féretro hasta que se introduce en el horno, por lo que se preguntó cómo se podía hacer el presunto cambiazo. Además, declaró que este supuesto cambiazo no «merecía la pena», ya que a él los ataúdes le costaban cien euros. «¿Para qué quiero yo el ataúd luego?».

Al mismo tiempo, planteó que el trabajador que denunció el caso debe demostrar quién le ayudó, ya que él solo no puede cambiar de féretro un cuerpo.

Preguntado por el casi millón de euros encontrado en el registro de su vivienda, el dueño de El Salvador afirmó ante el Juzgado de Instrucción 6 de Valladolid que «el dinero lo tenía para dárselo a mis hijos el día de mañana».

Según lo emitido por ‘Espejo Publico’, el trabajador que destapó el fraude asegura que se cambiaban «todas la cajas que se podía» y que las que realmente se quemaban eran de madera aglomerada.

Recurren la prisión de la hija

Por otra parte, el letrado de la hija del dueño del Grupo funerario de Valladolid investigado por el supuesto cambio de ataúdes antes de la cremación para reutilizarlos ha recurrido la prisión de la mujer, después de que el Juzgado haya rebajado la fianza para salir de la cárcel de 800.000 a 400.000 euros.

El recurso planteado en reforma -ante el mismo Juzgado- y subsidiariamente en apelación -ante la Audiencia de Valladolid-, al que ha tenido acceso Efe en fuentes del caso, reclama la libertad provisional sin fianza de la hija del dueño del Grupo empresarial.

El escrito alega que no existe ninguna referencia a la mujer que ahora se encuentra presa en más de un año de investigación judicial del caso y concreta que, de la reducción de la fianza de 800.000 a 400.000 euros se infiere que los indicios del primer auto sobre la prisión desaparecieron en el segundo. Argumenta también que no se le atribuyen hechos concretos ni la fecha de los que se le pudieran atribuir, ni cual es su participación ni qué delitos corresponden a esos hechos no concretados.

El texto sostiene que la hija del propietario de la funeraria El Salvador declaró que durante su vida laboral acudía al tanatorio a echar una mano al negocio familiar y considera que la fianza debe fijarse teniendo en cuenta la gravedad del delito y el riesgo de fuga, no en función de sus bienes.

Con anterioridad a este recurso de la prisión provisional, también se plantearon otros dos, pendientes de resolución, sobre la decisión judicial de que permanezcan en prisión el dueño de la funeraria y su hijo, bajo fianza de 800.000 euros en cada caso.