F. O.  José María Pino Morales

El doctor José María Pino Morales sustituye a Antona en la Gerencia de Salud de Valladolid

Conoce la sanidad vallisoletana ya que ha ejercido durante más de veinte años responsabilidades en diferentes puestos asistenciales y de gestión

Actualizado:

ABC

VALLADOLID. El doctor José María Pino Morales, de 53 años, fue designado ayer por la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León nuevo gerente de Salud de Valladolid, después de que el ex gerente Pedro Luis Antona presentara su dimisión el pasado día 4 de enero.

El nuevo responsable sanitario en la provincia de Valladolid es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valladolid y tiene el título de Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, así como el título de Alta Dirección en Instituciones Sanitarias otorgado por el Instituto de Estudios Superiores Empresariales (IESE) José María Pino, que es además diplomado en Sanidad, es un conocedor de la sanidad vallisoletana después de haber ejercido durante más de veinte años responsabilidades en diferentes puestos asistenciales (médico en Tordesillas, Nava del Rey o Rueda) y de gestión, como la Dirección Médica de la Gerencia de Atención Primaria Valladolid Este. Además, ha tenido responsabilidades en la Gerencia Regional de Salud, donde ha sido durante casi dos años jefe del Servicio de Organización y Funcionamiento de Equipos de Atención Primaria, cargo que ocupó antes de hacerse cargo en febrero de 2004 de la Gerencia de Atención Primaria en la provincia de Burgos. La toma de posesión del nuevo responsable de Sacyl en Valladolid tendrá lugar el próximo jueves, día 19 de enero, en la Delegación Territorial de la Junta, en un acto al que asistirá la gerente regional de Salud, Carmen Ruiz Alonso.

Elque fuera gerente de Salud de Valladolid, Pedro Luis Antona, presentó su dimisión el pasado 4 de enero alegando «motivos personales». Una semana después, el consejero de Sanidad, anunciaba que el informe de inspección médica que había analizado los conciertos del área de salud de la Gerencia de Valladolid había detectado posibles irregularidades en la actuación de ciertas empresas y en consecuencia, había remitido el informe a la Fiscalía para que se ocupara del caso ya que podía haber «un presunto ilícito penal». El informe de Sanidad destacaba, entre esas irregularidades, la utilización «en la contratación de unos procesos quirúrgicos de una facturación de prótesis en la que existe aparentemente una diferencia entre el precio real del coste y lo facturado y pagado por la Gerencia Regional de Salud».