Julio López - Pienso, luego existo

¿Era digital? No, erial digital

«La deficiente cobertura digital en nuestro vasto medio rural afecta al productor y al consumidor»

Julio López
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Si tu negocio no está en internet, tu negocio no existe. Lo dijo hace casi un cuarto de siglo Bill Gates, cofundador de Microsoft, y hoy es dogma ¿La razón? Basta leer el último informe de tendencias digitales y redes sociales de Hootsuite: los españoles, de media, estamos conectados a internet 5 horas y 18 minutos al día. Un tiempo empleado en chatear en redes sociales y consultar noticias, pero también en buscar información sobre productos y servicios, y en visitar webs de comercio electrónico para adquirirlos.

Por eso es interesante el informe sobre marketing online que acaba de publicar el Colegio de Economistas de Valladolid a partir de datos del Observatorio Nacional de Telecomunicaciones. Tomando como indicador de presencia en internet el que la empresa tenga o no página web, el informe dice que en 2018 tenían acceso a internet el 78% de las empresas castellanas y leonesas de 10 o más empleados, y sólo el 27% de las de menos de 10. El informe se limita a dar datos, nada más ¿Cómo los interpretamos? Pues en mi opinión, con mucha preocupación.

Primero, porque según el Directorio Central de Empresas del INE, en 2018 había en Castilla y León 164.285 empresas de menos de 10 empleados, y sólo 8.924 de 10 o más. No nos puede sorprender, porque sabemos cómo es nuestra demografía empresarial, ¿no? El caso es que con una simple operación matemática se infiere que sólo el 30% de las empresas castellanas y leonesas tienen presencia en internet, con lo que, según la máxima de Bill Gates, 7 de cada 10 empresas de nuestra región no existen. Un desastre.

Pero es mucho peor. Porque la «buena noticia» para estas empresas invisibles en la red de redes es que para muchísimos castellanos y leoneses sí existen. ¿Y eso? Pues porque para ellos las páginas amarillas siguen siendo la única herramienta donde obtener información de una empresa. Y no porque tengan cariño al librillo de marras, no, sino porque cerca de 80.000 hogares no tienen acceso a Internet, y todo apunta a que no lo tendrán nunca, al no ser rentable para las operadoras por tratarse de zonas rurales de baja densidad de población. Y porque donde hay cobertura, sólo el 67% de los castellanos y leoneses acceden a una velocidad digna (30 megabytes por segundo), un porcentaje que baja a poco más del 50% en provincias como Ávila o Soria. Todo un abandono digital consentido por nuestros representantes políticos.

Lógicamente, la deficiente cobertura digital en nuestro vasto medio rural afecta al consumidor, pero también al productor, lo que convierte en héroe noticiable al que ejecuta acciones de marketing online, porque lo normal es que no haga nada, e incluso que ni siquiera inicie su negocio. Total… ¿para qué? Así que, en el umbral de la vida «smart», donde estarán conectados a través de Internet los semáforos con los vehículos, los electrodomésticos con los móviles de sus propietarios… en un mundo de millennials, youtubers o influencers… en buena parte de Castilla y León la comunicación entre cliente y empresa sigue y seguirá siendo vía teléfono de góndola y prefijo ¿Era digital? No, erial digital.

Julio LópezJulio López