El Terre, durante la vista oral en la Audiencia de Valladolid
El Terre, durante la vista oral en la Audiencia de Valladolid - EFE

Diez años de cárcel para el Terre por el asesinato del novio de su mujer

El Tribunal aplica las atenuantes de arrebato y confesión y rebaja un grado la pena

ABC
VALLADOLIDActualizado:

La Audiencia de Valladolid ha impuesto una condena de diez años a Miguel Ángel L.G. «Terre» como autor de un delito de asesinato en la persona de José Manuel G, amante de su esposa a quien la noche del 27 de diciembre de 2017 dio muerte al asestarle una cuchillada en el abdomen durante la discusión registrada en el domicilio de los padres del acusado, en Medina del Campo (Valladolid), al que habían acudido su todavía mujer y la víctima para llevarse a su hijo.

La sentencia, de conformidad con el veredicto del jurado popular, tipifica los hechos como asesinato pero, en lugar de los dieciséis o veinte años que habían solicitado el fiscal y la acusación particular, respectivamente, o los dos años y medio interesados por la defensa -esta parte porfiaba en que se trataba de homicidio-acuerda situar la condena en diez años de privación de libertad al rebajar la pena en un grado al concurrir en los hechos dos atenuantes, el arrebato u obcecación y la confesión.

En su fallo, el magistrado que presidió la sala, Ángel Santiago Martínez, entiende que la muerte de la víctima se produjo con alevosía sorpresiva, es decir, que el Terre reaccionó de forma tan sorpresiva que a su oponente, José Manuel G, no le dio tiempo a defenderse. Sin embargo, la inclusión de las dos citadas atenuantes supone que la pena privativa de libertad finalmente impuesta se asemeje a la contemplada para casos de homicidio, informa Ep.

En concepto de responsabilidad civil, los padres del fallecido recibirán cada uno una indemnización de 90.000 euros por la pérdida de su hijo, si bien la sentencia no impone al condenado medidas de prohibición alguna de alejamiento o comunicación debido a que las mismas no fueron solicitadas por ninguna de las acusaciones.

En la cocina

Los hechos tuvieron por escenario la cocina del piso de los padres del encausado, al que su esposa, Pilar, y José Manuel, compañero de trabajo con quien acababa de iniciar una relación extramatrimonial, habían acudido con el propósito de llevarse al único hijo del matrimonio, un menor con síndrome de autismo, al considerar ella totalmente rota la relación que había mantenido con el Terre tras casi dos décadas.

La grave adicción del acusado al consumo de marihuana y, en menor medida a la cocaína, junto con su obsesión por los videojuegos, amén de su escasa o nula colaboración en las tareas de casa y en el cuidado de su hijo, cuyo autismo requiere de una intensa atención, fueron las causas que Pilar V.V. esgrimió durante la vista para justificar el fin de su matrimonio tras llegar a la convicción de que sus vidas llevaban ya «caminos separados».