Calle Benavente de Zamora, en la que ocurrieron los hechos
Calle Benavente de Zamora, en la que ocurrieron los hechos - M. ÁLVAREZ

Detenido el agresor sexual que forzó a una joven en Zamora con un cuchillo

El hombre, de 32 años, forzó a la chica a entrar en un portal y luego trató llevarla a otro lugar para pasar la noche

Actualizado:

La Policía Nacional detuvo este martes a un vecino de Zamora como presunto autor de una agresión sexual cometida el pasado lunes por la noche en un portal de la zona centro de la ciudad. La detención se produjo gracias a los datos facilitados por la víctima y varios testigos, apenas quince horas después de cometerse los hechos, que generaron una gran alarma social.

Una vez detenido, el supuesto autor de los hechos, J.T.J. de 32 años, se mostró «arrepentido» y colaboró en la investigación, además de aportar el teléfono móvil que había sustraído a la víctima, según explicó en rueda de prensa el comisario jefe de Zamora, Ubaldo de la Torre.

La agredida es una joven de 23 años que fue abordada sobre las 22.30 horas cuando se disponía a entrar en un portal de la zona centro. El agresor le amenazó con un cuchillo para subir hasta el último piso y en el rellano obligarla a masturbarle y realizarle una felación. Tras ello, al considerar que no era un lugar seguro, conminó a la joven a acompañarle a otro lugar para estar juntos toda la noche y proseguir la violación con la promesa de que a la mañana siguiente la dejaría marchar.

La víctima, bajo amenazas con el cuchillo, recorrió unos 800 metros junto al agresor por calles del centro de la ciudad hasta que, al acercarse al lugar en el que pretendía continuar la agresión, la joven logró zafarse y pedir ayuda a tres personas que paseaban por la calle. Dos de ellas y la propia víctima han identificado ya al detenido, que en ese momento logró huir para ser arrestado este martes a las 13.35 horas en un domicilio familiar próximo a la Comisaría de Policía.

En la investigación policial también se ha localizado una colilla en el ascensor del portal en el que se cometió la agresión y se ha enviado para comprobar que el ADN corresponde con el del detenido. El hombre no tenía antecedentes por delitos contra la libertad sexual, aunque sí por un robo con fuerza en las cosas cometido hace doce años. A la víctima no la conocía previamente y cuando se produjeron los hechos no estaba bajo los efectos de las drogas, aunque sí atravesaba una situación psicológica difícil porque la familia estaba desestructurada y había dejado su trabajo en la hostelería la semana pasada.