El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante un mitin, en una imagen de archivo
El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante un mitin, en una imagen de archivo - EFE

Destituyen al presidente de Vox en León por su conexión con la Fundación Franco

Carlos Protomeñe habría podido conseguir financiación para el partido por esta vía

LeónActualizado:

El presidente de Vox en León, Carlos Portomeñe, ha sido cesado por al dirección nacional de la formación tras desvelarse su conexión con la Fundación Franco, de que la supuestamente habría recibido fondos, según ha confirmado este lunes a Efe quien durante años fuera secretario provincial de ese partido, José Carlos Rúa.

En unas conversaciones grabadas y que ha sido difundidas este lunes en la cadena Ser, Portomeñe habla por teléfono con su entonces secretario general provincial, José Carlos Rúa, al que le trasmite que tiene «buenas noticias» para el partido. Así, Portomeñe asegura haberse reunido con el portavoz y patrono de la Fundación Francisco Franco, Jaime Alonso, para tratar el tema de la financiación de Vox.

«He recibido la llamada del millón, me ha llamado Jaime Alonso, de la Fundación Francisco Franco, que es natural de León. Hemos quedado y me ha dicho que está con nosotros absolutamente y que nos va ayudar», señala Portomeñe a su subordinado, al que a continuación pide discreción sobre el asunto. Además, le informa de que Alonso «es un tío con línea directa con el partido en Madrid» que «habla tres veces al día con Abascal», y recalca: «Alonso nos va ayudar económicamente y no estoy dispuesto a renunciar a esas ayudas».

En declaraciones a Efe Rúa ha confirmado que ese conversación tuvo lugar en octubre y ha advertido de que "todo se hizo con el conocimiento de la dirección nacional del partido".

El pasado febrero, el propio Rúa fue cesado como secretario provincial y ahora ha hecho pública una carta de renuncia como militante y en la que afirma: «En León, la película es digna de un guión de capítulo de Juego de Tronos, donde las distintas 'familias' se matan por un puesto, pero que nadie está dispuesto a trabajarlo».

«VOX ha crecido de forma exponencial en toda España durante estos últimos 6 meses, pero los objetivos de la dirección nacional son distintos a los objetivos provinciales y difieren entre ellos como el agua y el aceite», agrega en su misiva. Y añade: «Hoy VOX viene con la gasolina a apagar los fuegos que ellos mismos han generado en las provincias. No se puede hablar de libertad y liberalismo para España y liquidar la poca democracia interna que el partido tenía».

«Los afiliados hemos sido tratados exclusivamente como fuente de ingresos; en 2015 el 70% de los afiliados estaban en Madrid y hoy Madrid aglutina al 20% de esos afiliados, con lo que su control está en peligro, de ahí la restricción de las libertades internas», denuncia Rua.

En declaraciones a Efe Rúa ha sostenido que la deriva que ha tomado el partido no le deja otra salida que su marcha: «Yo no me afilié a Vox para revivir el pasado sino para apostar por el futuro».