Imagen del vehículo siniestrado ayer en carreteras salamantinas
Imagen del vehículo siniestrado ayer en carreteras salamantinas - EFE

Las cuatro víctimas del siniestro de Galisancho volvían de fiesta en un coche con seis ocupantes

Dos de las víctimas eran menores de edad y todas residían en la localidad salmantina de Alba de Tormes

SALAMANCAActualizado:

Cuatro jóvenes, dos de ellos menores de edad, fallecieron ayer en un accidente de tráfico ocurrido en torno a las 7.30 horas a la altura del término municipal de Galisancho, en Salamanca, cuando regresaban de fiesta en un vehículo de cinco plazas que se salió de la carretera y chocó contra un árbol. En el turismo viajaban seis personas con edades comprendidas entre los 29 años, el conductor, que resultó herido grave, y los 17 años. El suceso ha conmocionado a Alba de Tormes, localidad que ha decretado tres días de luto y suspendido todas las actividades lúdicas organizadas, y de la que procedían los seis ocupantes del vehículo, cinco chicos y una chica de 17 años que se encuentra entre los fallecidos, y en cuyo pabellón municipal quedó instalada la capilla ardiente.

Un taxista de Alba de Tormes, al que había adelantado el vehículo siniestrado, fue el primero que dio la voz de alarma y participó en las tareas de rescate percatándose de que con la joven que viajaba en el automóvil le unían vínculos familiares dado que era hija de unos primos suyos.

A su llegada al lugar del siniestro, los agentes de la Guardia Civil hallaron un escenario «dantesco», según explicó el teniente del Subsector de Tráfico de Salamanca Juan Ramón Marcos, ya que parte de los ocupantes del vehículo se encontraban atrapados dentro del automóvil y otros fuera del mismo por lo que fue necesaria la intervención de los bomberos de la Diputación.

Las asistencias sanitarias nada pudieron hacer por salvar la vida de dos jóvenes, uno de 17 y otro de 20 años, dado que habían fallecido en el acto, mientras que la chica lo hizo mientras era trasladada al Hospital Virgen de la Vega de Salamanca, donde a primeras horas de la tarde falleció otro joven más de 19 años.

En el mismo centro hospitalario se recuperan los otros dos varones que viajaban en el vehículo, el conductor de 29 años y otro de 25 años sin que, en principio, se tema por su vida.

A la investigación puesta en marcha para determinar las causas del siniestro se une, explicó el mando de la Benemérita, la que se abrirá al conductor de vehículo de cinco plazas en el que iban las seis personas «algo que no debe ocurrir en ninguna situación», por «delitos de homicidio imprudente y por delitos de lesiones imprudentes». Sin posibilidad de tomarle declaración por su grave estado, el juzgado solicitará al Hospital de Salamanca tener acceso a la analítica practicada para conocer si conducía bajo los efectos del alcohol y de sustancias estupefacientes. «Evidentemente al menos una persona, no llevaba cinturón de seguridad», señaló el teniente, para quien «lo que hagan los forenses será concluyente para determinar si hay algún tipo de marca en los cuerpos que nos deje ver si lo llevaban o no y todo esto queda pendiente». Respecto a lo sucedido, explicó que el conductor del vehículo perdió el control a las afueras de Galisancho, a unos 200 metros pasada la finca «Carmeldo», en dirección hacia Galinduste. Tras una curva y se salió por la margen derecha y, posteriormente, por la izquierda, donde se produjo la colisión final contra un árbol.

El teniente de la Guardia Civil que se encarga de este accidente aprovechó para trasladar un mensaje de prudencia en los desplazamientos entre poblaciones cercanas y pedir que se extreme la precaución. «Se tiene la percepción de que no pasa nada y son más importantes que los largos, porque en esos estamos más preparados para conducir», dijo.

Los familiares de los fallecidos aceptaron el ofrecimiento de la alcaldesa de Alba de Tormes, Concepción Miguélez, para que la capilla ardiente fuera instalada de forma conjunta en el pabellón municipal de la villa ducal, que a las 11 horas de esta mañana acogerá la misa funeral.

La regidora quiso transmitir el agradecimiento por todo el apoyo y condolencias recibidas, entre ellas la del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco,y las de la delegada de Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín y la subdelegada en Salamanca, Encarnación Pérez.

«Extrememos la prudencia»

El vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, lamentó lo ocurrido y pidió «extremar la prudencia para evitar más tragedias», dijo. El también consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, trasladó todo el «afecto» y «solidaridad» a los familiares y amigos de las víctimas, cuatro jóvenes, a los que unen otros dos heridos, que continúan hospitalizados en estado grave. «Disfrutad de tal manera que mañana podáis seguir disfrutando. Eso les decía a mis hijos cuando salían de fiesta a su edad», escribió en la red social el líder de Cs.

También el PSCL transmitió en la tarde de ayer, a través de su cuenta oficial de Twitter, su «más sincero y profundo pésame» a las familias de los jóvenes fallecidos.