La muestra del Museo de la Pasión se podrá ver hasta el próximo 16 de abril
La muestra del Museo de la Pasión se podrá ver hasta el próximo 16 de abril - F. HERAS
Ocio

Cuando la democracia pidió paso en el arte

El Museo de la Pasión de Valladolid reúne cerca de un centenar de piezas de obra gráfica de maestros como Picasso, Kapoor, Warhol. Murakami o Lichtenstein

ValladolidActualizado:

¿Cual es la relación actual entre la producción artística y la tecnología? ¿Una obra de arte debe ser, para concebirse como tal, única, o tiene que llevar implícito un compromiso con lo público? El debate, que ya planteó Walter Benjamín en 1936, sigue candente en la actualidad, y sobre ello trata de reflexionar la exposición «Obra gráfica y múltiple contemporánea. De Picasso a Anish Kapoor», que desde ayer acoge el Museo de la Pasión de Valladolid.

Picasso, Miró, Saura, Tàpies, Andy Warhol, Lichtenstein... Desde los orígenes del arte contemporáneo son numerosos los artistas que hicieron y han hecho bandera de la reproducción múltiple, incluso los más reacios a la obra gráfica que han apostado por tiradas más limitadas como Barceló o Anish Kapoor.

La exhibición reúne 85 piezas de 36 artistas, la mitad de una colección que el comisario calificó de «familiar». Planteada desde un punto de vista pedagógico, la muestra está estructurada en distintos bloques para contar la historia del arte contemporáneo «apoyándose» en las diversas técnicas de reproducción «desde la más arcaica como puede ser la litografía hasta la más contemporánea con la llegada de lo digital», explicó el comisario de la muestra, Cecilio Rodríguez. «Me planteé como discurso la relación entre el artista y el taller», añadió. Para la concejala Vicky Soto, la exhibición trata de «descubrir y abordar» la «compleja situación» que se produce en el momento en que se «automatiza la reproducción» y aparece la copia como «un compromiso democratizador».

La planta baja del museo se centra en las primeras vanguardias con Picasso como adalid y su «Suite 156», a la que se suman obras de coetáneos del malagueño como Dalí, Miró o Chagall. En este mismo espacio, el recorrido cronológico se amplía a las segundas vanguardias con Tapies, Canogar y Palazuelo, entre otros p rotagonistas, y la llegada del arte pop a España de la mano de la Escuela de Nueva York, José Guerrero y Manolo Valdés, entre otros. Ya en la segunda planta, el discurso lo acapara la posmodernidad española, con Jaume Plensa entre otros creadores representados, y las segundas vanguardias internacionales, con algunos de los representantes del Grupo CoBra. «Cada pieza, cada técnica utilizada en cada una de ellas a lo largo de diferentes épocas, tiene mucho que contar. La obra gráfica vive en constante evolución. Parece que siempre se da un paso hacia atrás, de relectura de las técnicas antiguas, para dar otro hacia delante», relató el comisario.