Luis Jaramillo - Punto de vista

Craso error

«La lucha contra la violencia de género hay que hacerla desde la base, desde el colegio, la familia, las instituciones y la conciencia social, con la seriedad y el rigor que requiere y aplicando la ley con todas las consecuencias»

Luis Jaramillo
Actualizado:

La grandeza de la libertad de expresión es que lo admite casi todo, pero siempre hay un límite. No pongo en duda la buena intención de los ideadores de la campaña de lucha contra la violencia de género que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Zamora, pero cuando menos me permito cuestionar la idea. Si un acierto de la publicidad es dar que hablar lo han logrado, pero me pregunto si el precio de la polémica es el adecuado para un asunto tan grave.

Este fin de semana, en el acto del Día de la Policía Municipal en Valladolid, la intendente del cuerpo, Julia González, alertaba de lo duro que están resultando este año los casos de violencia de género y pidió a todos un esfuerzo extra para luchar contra esta lacra. Socialmente, la gran mayoría estamos en ello y, por supuesto, el Ayuntamiento de Zamora también, pero es un error hacerlo con una campaña que emplea frases de chistes presuntamente machistas, que ni son machistas ni son nada, son bazofia pura a la que jamás debería darse pábulo. Si se ha pretendido una campaña «provocadora», lo han logrado, pero a base de indignación, mal humor, polémica y la contestación.

La lucha contra la violencia de género hay que hacerla desde la base, desde el colegio, la familia, las instituciones y la conciencia social, con la seriedad y el rigor que requiere y aplicando la ley con todas las consecuencias. No quiero pensar la que se hubiera montado con una campaña de este tipo si la hubiera realizado un gobierno de derechas o del centro derecha. Habrían llovido las críticas, las descalificaciones y el ruido hasta los máximos niveles. Decirse abanderados de estos temas no da derecho a utilizar planteamientos jocosos ni siquiera para rechazarlos.

No pongo en duda que la intención haya sido buena, pero el resultado me parece patético y no creo que ni a Zamora ni a la lucha contra este tipo de violencia le vaya nada bien.

LUIS JARAMILLOLUIS JARAMILLO