Obra nueva en construcción en la capital vallisoletana
Obra nueva en construcción en la capital vallisoletana - F. BLANCO

La construcción repunta en la Comunidad con el doble de licencias de obra que en 2015

El sector será uno de los principales motores de empleo este año tras cerrar 2018 con un 2,6% más de afiliados

VALLADOLIDActualizado:

Las grúas vuelven al cielo de Castilla y León. Lo hacen aún tímidamente, pero tras años en los que habían desaparecido de la estampa de las ciudades al estallar la burbuja inmobiliaria, la Comunidad está siendo testigo del regreso del ladrillo. Prueba de ello es que en 2018 las licencias de obra para construir nuevas viviendas crecieron en un diez por ciento y alcanzaron la cifra más alta desde 2011.

En total fueron 3.998 las licencias concedidas el año pasado para levantar nuevas viviendas, el doble que en 2015, de acuerdo con los datos de Observatorio Industrial de la Construcción. Un despegue de la obra nueva para uso residencial que contrarresta la tendencia a la baja que, por el contrario, se registra en las actuaciones de reformas, que en los tiempos flojos del ladrillo habían conseguido mantener cierta actividad. En este caso, los visados bajaron el año pasado en un 14 por ciento, al tiempo que se registró también una caída del 4,6 por ciento de las autorizaciones para trabajos de ampliación.

La construcción está, así, volviendo a tomar aire y, de hecho, será uno de los motores generadores de empleo en este 2019, junto con la oferta de empleo pública de las distintas administraciones, según han augurado desde CC. OO. Y es que ya el año pasado ese aumento de las obras se hizo visible en términos de empleo. Aunque el número de empresas bajó un 1,1 por ciento, el volumen de trabajadores afiliados en el sector creció un 2,6 por ciento, hasta los 62.375. Un aumento en sintonía con el número de nuevos contratos vinculados a la construcción. Albañiles y peones fueron los principales puestos más reclamados, siendo la construcción especializada y la de edificios los que más nuevos puestos creó, frente a la ingeniería civil, que copó sólo un cinco por ciento del total.

Eso sí, aunque en Castilla y León ya se está notando la recuperación de uno de los sectores más tocados en la crisis, el repunte está siendo más lento que en otros territorios. Valga de ejemplo que las licencias de obra nueva no suponen ni un 3,9 por ciento del conjunto nacional, donde el ritmo de crecimiento fue mayor, o que el volumen de trabajadores afiliados subió en cuatro puntos menos que la media española.

Este despertar de la actividad del sector avanza en paralelo a la recuperación de las cifras de compraventa de vivienda. El año pasado la cifra de hipotecas logró el mejor dato desde 2012, tras encadenar cuatro años consecutivos de crecimiento, y se adquirieron 25.953 propiedades, un 13 por ciento más que en 2017, siendo la mayoría de segunda mano. No obstante, si se acotan los datos a la obra nueva, las cifras son un 53 por ciento inferiores al volumen de licencias otorgadas para edificar. De esta manera, se está construyendo (3.998 visados) más de lo que se vende (1.885 casas a estrenar adquiridas).

Además, pese a que son patentes los signos de mejoría del mercado inmobiliario, queda aún en Castilla y León un amplio catálogo de stock de viviendas a las que se sumarán las de nueva construcción. De acuerdo con los últimos datos del Ministerio de Fomento, el número de casas nuevas sin vender superaba las 32.000 en la Comunidad, con León y Valladolid como las dos provincias donde más se acumulan los pisos para los cuales aún no se ha procedido a la entrega de llaves.

Unas operaciones de compraventa que ya han dejado atrás el suelo de precios que se alcanzó en 2016. Ya son seis los trimestres consecutivos de subida del valor de metro cuadrado en Castilla y León, que en marzo de este año ya estaba a niveles de 2013. Eso sí, la media mensual de hipotecas es más baja que la del alquiler, también con los precios al alza en los últimos años. Si un propietario paga unos 421 al mes, un inquilino 600, de acuerdo con los datos del Colegio de Registradores y de pisos.com.