punto de vista

DOS CONGRESOS MUY DISTINTOS

Hay sectores del PSCL que creen que lo más saludable sería un congreso donde haya más de una candidatura

Actualizado:

TRAS el paréntesis que impone la Semana Santa llegará el tiempo de los congresos regionales. PP y PSOE tienen en los próximos meses sus citas regionales a las que seguirán, presumiblemente antes del verano, los congresos provinciales. El proceso es totalmente diferente en uno y otro partido. El PP se dispone a vivir un tiempo de preparación del congreso de lo más tranquilo, con un partido unido y con un liderazgo de referencia, el de Juan Vicente Herrera, que aparece más sólido que nunca. De hecho desde las distintas provincias, las organizaciones del PP se están encargando de mostrar esa fortaleza públicamente, y por ahí que se sucedan las adhesiones a la candidatura de Herrera para que siga al frente de los populares en Castilla y León. El PP ha querido celebrar en esta ocasión el Congreso regional en Avila, como prueba de reconocimiento al trabajo del partido en aquella provincia, que elección tras elección, consigue uno de los mayores niveles de apoyo que tiene el PP en España, y desde luego el más alto en Castilla y León.

La situación es muy diferente en el PSOE, donde el ascenso de Óscar López a la Secretaría de Organización cambió la hoja de ruta del partido en la Comunidad. Uno de los más experimentados dirigentes socialistas en esta Comunidad, asegura que las bicefalias sólo funcionan si quien es secretario regional no quiere ser candidato a la Junta y quién es candidato no aspira a ser secretario regional. Este parece ser el pacto que se ha sellado en la cúpula socialista en este momento al lanzar la candidatura del palentino Julio Villarrubia, al que no todos reconocen como la mejor opción, pero que parece contar con un firme respaldo por parte del aparato del partido. López y Villarrubia se han repartido los papeles y esperan que su tándem lo sancione un congreso tranquilo y permita abrir un tiempo nuevo en la Comunidad. El mensaje constante de que Villarrubia aglutina un grado de consenso muy superior al que él mismo pudiera imaginar en principio parece una estrategia destinada a promover un clima favorable desde dentro.

A estas alturas sólo sabemos que el alcalde de Soria, Carlos Martínez, no presentará su candidatura, pero su alusión a que no descarta formar parte de otra posible lista alternativa, evidencia que hay discrepancias en el modelo de partido que el PSOE tiene que tener en Castilla y León. Dada la difícil situación actual por la que atraviesan los socialistas hay sectores del partido que concluyen que lo más saludable sería un congreso donde haya más de una candidatura.